jueves, 21 de febrero de 2008

SIEMPRE HAY UNA PRIMERA VEZ PARA TODO

Para ella era la primera vez. Sus ojos cerrados, sus labios entreabiertos. También para el muchacho era la primera vez. Deseaba no cometer una torpeza. Luego, con ademán decidido, tomó el escalpelo y procedió a iniciar la autopsia.
Doris Camarena

No hay comentarios: