jueves, 20 de marzo de 2008

LA VIDA COMO OREJA DE SORDO

"Una generación desaparece, otra la sigue para a su vez desaparecer. En vano aguardamos que suceda algo nuevo por lo cual finalmente esta inquietud encuentre su conclusión; todo lo que sucede, sucede sólo con el fin de que nuevamente pueda suceder otra cosa, que a su vez, yendo hacia otra, transcurre en el pasado; así, en el fondo, todo sucede en vano, y en cada obrar, en cada fatiga y trabajo del hombre no hay sino vanidad: todo es vano, ya que es vano todo lo que carece de un verdadero fin." F.W.J. Schelling; Filosophie der Offenbarung, en Sämmtliche Werke

1 comentario:

fede dijo...

Aquí es donde el inmortalista se distancia de la dialéctica. Donde se reeplaza el "nada se pierde, todo se transforma" de Drexler de Efeso, por el "todo se pierde, todo se transforma", de la Atanatosofía.