lunes, 19 de mayo de 2008

no ME DA MIEDO, no.

Hay que pensar los fenómenos del mundo como el hueco que queda cuando se encastran

NO ME AVISES, NO ME ADVIERTAS. DEJAME PROBAR A MÍ. VUELO.

las dos partes de un molde. El miedo es un mecanismo moldeado por la hostilidad del

VUELO, DESCOSO. VUELO, DESCOSO Y VIVO. Y ESO ES LATIR Y NO EL

mundo. Un alerta, un aviso, un “memento periculum”. Es caro arriesgar pues se paga

RITMO MONÓTONO Y MECÁNICO DEL CORAZÓN. RIESGO Y MIRAR LA

con la vida. Y la vida debe ser conservada (salimos de la nada y llevamos marcada esa

MUERTE A LOS OJOS. VIVIR PARA MORIR, DISPUESTO A PAGAR. VIVIR

tendencia de escape). No hay otro sentido para todo esto. El miedo nos cobija y protege.

PARA VOLAR, DISPUESTO A PAGAR. LA SALIDA ES NULA Y POR ESO

El budismo sacralizó el miedo: por miedo a perder no debemos amar; por miedo a no

QUIERO ENTRAR. LA CAÍDA ES DURA Y POR ESO ME LANZO DE CABEZA,

hallar satisfacción, debemos decir “no” al deseo. Un sagrado decir no. Sagrado pues

DISFRUTANDO EL VUELO MIENTRAS DURA, OLVIDANDO MIS PROPIAS

quien rinde culto al miedo manifiesta, entiende y siente el dolor. Las llamadas al arrojo

ADVERTENCIAS, OLVIDANDO EL PELIGRO. SALTANDO AL VACÍO,

o a la valentía se hacen desde el desconocimiento, desde la inconsciencia. Quien

PORQUE HACIA AHÍ VA TODO SIN QUE PODAMOS EVITARLO.¡DALE!,

pondera el valor es virgen de sufrires y, si asume su decir, corre hacia el desgarro de la

¡DALE!, ¡DALE!, ¡DALE!, ¡DALE!, ¡DALE!, ¡DALE!, ¡DALE!,¡DALEEEEEEEEE!

ilusión de que la felicidad es posible. Vivir en el miedo es la fórmula única para quien

¡DALE!, ¡DALE!, ¡DALE!, ¡DALE!, ¡DALE!, ¡DALE!, ¡DALE!,¡DALEEEEEEEEE!

haya advertido de qué se trata todo esto.

18 comentarios:

Walter L. Doti dijo...

El delay del video de Catupecu Machu es adrede. El delay del subtitulado del video de Lenine es una pifiada.

Daniel Rico dijo...

y dale con el miedo, ya me estas asustando a mi.

Idea dijo...

No sé porqué, pero le dejo una parte (es muy largo todo) de un poema de Alvaro de Campos:

No: no quiero nada.
Ya dije que no quiero nada.

¡No me vengan con conclusiones!
La única conclusión es morir.

¡No me traigan estéticas!
¡No me hablen de moral!
¡Sáquenme de aquí la metafísica!
No me pregonen sistemas completos, no me alieen
......conquistas
De las ciencias (¡de las ciencias, Dios mío, de las
......ciencias!)
De las ciencias, de las artes, de la civilización
......moderna!

¿Qué mal hice a los dioses todos?

¡Si tienen la verdad, guárdenla!
Soy técnico, pero tengo técnica sólo dentro de la
......técnica.
Fuera de eso soy loco, con todo el derecho a serlo.
Con todo el derecho a serlo, ¿oyeron?

¡No me importunen, por amor de Dios!

¿Me querían casado, fútil, cotidiano y tributable?
¿Me querían lo contrario de esto, lo contrario de
......cualquier cosa?
Si yo fuese otra persona, les haría, a todos, la voluntad,
¡Así, como soy, tengan paciencia!
¡Vayan al diablo sin mí,
¿para qué tenemos que ir juntos?

Idea dijo...

La ventaja que le encuentro a ser una "obra de temor" es que usted no debe sufrir nunca de hipo, y si así fuera sería muy fácil hacer que se le vaya.

Walter L. Doti dijo...

Gracias Daniel e Idea por sus comentarios. Pero, ¿Hay que quedarse quieto o salir a pisar sin el suelo?

Calderondelabarca dijo...

Aunque soy de tomar algunos pequeños riesgos , la verdad es que me quedo con lo que reza la letra chiquita.
No me gustan las apuestas boludas donde se ponen en juego bienes superiores : la vida , la salud o la libertad.
Y la Adrenalina me parece un invento de los vendedores de Paracaídas.
Salir a pisar sin el suelo me parece suicida : habría que preguntárselo a don Braulio , dondequiera que esté.

fede dijo...

Primero me iba a quejar de que le había robado un capítulo a Rayuela. Pero después entendí. A este tipo de hallazgos me refería cuando afirmaba que decir algo nuevo requiere de encontrar una nueva retórica. Muy bueno.

El que no arriesga no gana.

El que no arriesga no pierde.

Es cuestión de elegir. No creo que haya una superioridad moral de una sobre otra, entendiendo la moral como "el buen vivir"

Durante muchos años fui un tipo muy inteligente al momento de evitar riesgos innecesarios. No tuve hijos en la adolescencia, no tengo SIDA, cáncer ni hepatitis B, no tengo deudas ni estoy en el veras, no le pago pensión a ninguna ex harpía, no tengo enemigos, no soy adicto al juego ni a la morfina...

Todo 10 puntos...

¿Por qué será entonces que me siento un pelotudo?

Idea dijo...

Walter se pregunta si hay que salir a pisar sin suelo, Calderón, dice que la adrenalina es un invento de los vendedores de paracaídas y Fede que se siente un pelotudo.
Si no hubiera leído en vuestros perfiles respectivos, cualquiera diría que forman parte de una Asociación de la Cuarta Edad (la Terecera es más osada)
Señores, ustedes disculparán que yo sea portadora de malas nuevas, pero estar vivo es pisar sin suelo, respirar en el abismo, tirarse desde las alturas, naufragar en un océano, vagar por la noche oscura, y saber que tarde o temprano la historia se termina. Luego, uno puede elegir encerrarse y minimizar los riesgos, o salir a dar batalla y bancarse las consecuencias. Nadie sabe el secreto, ninguno tiene la verdad, cada uno descubre sus propios límites. Irónicamente, fastidiados por la mortalidad, temerosos de los riesgos que implica estar vivo, cautelosos cada vez que dan un paso para no caer en el vacío han elegido la disciplina más peligrosa de todas, la filosofía, como práctica cotidiana, la búsqueda del conocimiento, la aventura del saber por el saber, indagar en la realidad buscando sus fundamentos, mantenerse críticos y escépticos frente al pasado y al presente.
Será que hay que salir a pisar sin suelo, o será todo lo contrario, que habiéndolo hecho, hay que salir a pisar fuerte, sabiendo que el dolor es fruto del amor, que la soledad viene después del encuentro, y que sólo es posible morir si estamos vivos.

Walter L. Doti dijo...

Cada vez me inclino más - sin lograrlo - a creer que la verdad está más cerca de lo que Ud. dice, Idea, que de lo que yo he hecho hasta ahora. Me siento como el vendedor de historietas de Springfield cuando, caminando por la calle, levanta la vista del comic que va leyendo y advierte que se viene un enorme meteorito que será la destrucción segura de la ciudad. Anticipando el cataclismo, baja su revista y exclama: "¡Desperdicié mi vida!"
Ahora bien, no logro que nadie me dé una respuesta satisfactoria a este interrogante unamuniano: Si del todo morimos todos, ¿para qué todo?. Y adviértase que la pregunta subraya el último "todo". ¿Para qué "todo"? Con la desaparición final TODO, absolutamente TODO se vuelve baladí. Y esto incluye también los goces a que uno pudiera acceder.
¿Para qué hacerse mala sangre, si vivimos cuatro días locos? nos hace cuestionarnos alguna canción mientras bailamos en la fiesta de casamiento donde Don Braulio. Pero también podríamos poner en duda para qué empeñarnos en ser felices. Cada día que amanece volvemos a estar en cero, no sumamos la felicidad del día anterior, del mismo modo que tampoco sumamos las tristezas pasadas. Por eso da igual ser felices que no serlo. Pero esta igualdad no legitima la conclusión de que en ese caso será preferible optar por el goce. No. Esa igualdad hace que cualquiera de las dos cosas sea lo mismo. Pues todo lo que se vive se vive en el presente, en la dimensión del tiempo más efímera y menos duradera. A cada instante el presente se escurre hacia el pasado y con él se va todo, quedando sólo un recuerdo, que será siempre triste. "¿Quién me quita lo bailado?", dice la voz popular. "¿Y quién me lo devuelve?", responde Bioy Casares.
Salir a pisar sin el suelo parece no otorgar más que el riesgo de caer, sin ningún beneficio, pues de lo bueno vivido un segundo después no quedará nada.

Idea dijo...

Walter, ¿qué pasa si le respondo con otra pregunta? No siempre y no todas las preguntas son pertinentes, esto es, a veces una pregunta encubre una respuesta que está dada de antemano. Yo no creo que su pregunta sea una pregunta auténtica, no espera una respuesta sino condenarse a la idea de que hay un sentido ulterior que usted jamás comprenderá. Al formularla, usted esta dando por sentado que tiene que haber un porqué, una razón ulterior, un Dios quizás. Y yo no creo en Dios, es decir no creo que haya una razón. Creo que tengo este que es la vida, vivo, respiro, llega sangre a mi corazón y a mi cerebro, y mientras eso suceda, la cuestión es qué diablos voy a hacer con mi vida. Allí, empiezan las opciones, vivir de tal o cual manera, y cada uno encuentra su medida, cada uno se pone sus límites, o se resigna a los que vienen impuestos, o intenta patearlos, o lo que sea. Inclusive puede decidir no aceptar el desafío de vivirla y pegarse un tiro o ser el maquinista de un tren que cae en el abismo. Es cierto que la felicidad no suma, un dolor nuevo deja atrás el goce y a su vez el goce va dejando atrás las penas. Si despertamos vírgenes cada mañana, cada mañana emprenderemos un nuevo camino. Si no tiene sentido sufrir, tampoco lo tendrá gozar, pero si la respuesta no está en otorgarle un sentido, sino simplemente es gozar y penar, puesto que ambas son posibles en tanto que estamos vivos, iremos construyendo esto que es nuestra vida a partir de esas experiencias. Al final nos vamos a morir, sí, es cierto, al menos hasta que alguien descubra el secreto de la inmortalidad, seguirá siendo así, pero y ¿qué? No se trata de que alguien nos quite lo bailado, si le da más miedo vivir que morirse, elegirá morir, y si en cambio, la vida a pesar de ser dolorosa y placentera alternativamente, le aterra menos que morirse, vivirá mientras pueda.

Eugenia dijo...

Hola Walter!!! retorne despues de estar bastantes dias enferma. Me encanto su post.
El otro dia escuche en el noticiero una frase de Sandro -que esta esperando un transplante de pulmones y de corazon- que me dejo pensando un buen rato. Sandro dijo: "prefiero perder la vida... pero a la vida no me la pierdo"
Pienso que tenemos que tratar de vivir con todas nuestras fuerzas, tratar de hacer las cosas que queremos, abandonar el miedo y darnos el lujo de disfrutar de esos pequeños momentos de satisfaccion que a veces se consiguen, para después seguir peleando y luchando por conquistar nuevos momentos.
Como en la música, todo parece efímero, pero no lo es: hay cosas que trascienden, que rompen la barreras del tiempo. No todo fue en vano, ese "algo" por el que vivimos y luchamos es mucho mas que la NADA. El mundo evoluciono y mejoro gracias a personas que pensaron asi: si nos atrevemos a depositar nuestro granito de arena nos sorprenderiamos de los cambios que somos capaces de generar. Esa es la mejor devolucion que podemos obtener, me parece.
Por algo estamos en este mundo, no se bien por que, pero no creo en las casualidades: asi que esta oportunidad que tengo de vivir pienso aprovecharla al maximo y espero que usted tambien lo haga, Walter: no nos podemos dar el lujo de desperdiciar la vida, asi que lo reto a que se ponga las pilas y viva plenamente la vida que quiera vivir.
Saludos.

Luc dijo...

Comparto muchas cosas expuestas por Idea y por Fede. Ambos caminos son viables el "fortuna audaces juvat" y la apraxia lo importante es que sean hijas de una genuina decisión y no de una mera suspensión del juicio.

Saludos

Calderondelabarca dijo...

Mientras las opiniones iban y venían - y el post desaparecía en mi Monitor - Google mando un avisito al pie de página para........¡ Vencer el Miedo a Volar ! ( De la empresa SOAR ).Lo juro. Tal vez lo vuelvan a poner.Estén atentos.h

La próxima propangada va a ser de un élixir para lograr la inmortalidad.

Idea dijo...

Calderón,¿porqué no convida con un poco de lo que sea que esté tomando?

Calderondelabarca dijo...

Idea :
.
Porque el elixir que acabo de comprar sólo alcanza para mí.

Luc dijo...

Muy bueno el chiste del pollito. Es raro, estamos entrando en cierta conexión, pensaba postear algo sobre la nostalgia y me ganó de mano Fede y ayer mismo pensaba un chiste con unas patentes (TRKB) y la letra griega "pi".

abrazo

Jethro dijo...

hola walter! prometí pasar por el blog, más vale tarde que nunca. muy divertido el post, me recuerda a tus desvarios con la atanatosofía detrás del mostrador.
long live existentialism!

benja :)

Walter L. Doti dijo...

Gracias Benja!
Esperamos tu blog.