sábado, 26 de julio de 2008

REFUTACIÓN DEL BASKETBALL

Así como los idiomas no naturales no funcionan porque carecen de la plasticidad que otorga la espontaneidad, así tampoco puede pensarse que un deporte diseñado sobre un escritorio pueda movilizar sinceramente el entusiasmo de nadie. El basketball nació en 1891 en el estudio de la casa de James Naismith como resultado de la búsqueda de una actividad que pudiera poner el esqueleto en movimiento en el frío invierno de Massachussets; y esta fecha se puede precisar con rigor porque no se trató de una elaboración debida al azar que fuera evolucionando en el tiempo, sino de la determinación premeditada de una serie de trece reglas que se constituyeran en un juego.
Pero a orígenes artificiales, resultados poco naturales. Y así en la esencia misma de esta práctica subyace una falla imperdonable. Contrariamente al fútbol - el deporte por excelencia – donde el éxtasis surge ante la consecución de un objetivo (ing. goal, esp. gol) huidizo y de difícil consecución, en el basketball la gracia se da, por el contrario, ante la consumación del yerro. En un partido de fútbol, cinco tantos son una excepción, un caso anómalo: tan grande es el mérito que hay en el éxito. En el basketball, es muy frecuente que ambos equipos superen los 80 puntos: se da por sentado que quien ataca conseguirá anotar y así la emoción ocurrirá cuando, ante el fallo del rival, pueda uno volver a convertir seguidamente a la anterior conquista. Es decir que la médula del deporte – lo que en algún punto puede hacerlo emocionante - está en el error. Sólo a un canadiense* podía surgirle una ocurrencia de este tipo.
Por otra parte, existe otro inconveniente natural a la idea misma de esta disciplina. Al ser un juego en que el balón debe ser trasladado con las manos, su posesión no depende de habilidad alguna. Quien se haga de la pelota podría ser asesinado sin que nadie pudiera quitársela si el jugador se empeñara lo suficiente. Esto en el fútbol no sucede pues el balón se lleva con los pies y así – no teniendo modo de asirlo – su propiedad es una cuestión de pura habilidad. Y la habilidad genera belleza. Otros deportes, como el rugby, solucionan la cuestión con la fuerza física, creando un espectáculo heroico. Muy por el contrario, en el baloncesto la constatación de esta falla hizo que fuera necesario incorporar una serie de reglas ad-hoc de dudoso efecto estético. Quizás quien esté habituado a ver o a jugar a este deporte no pueda desautomatizar su mirada y no perciba lo ridículo del acto de botar el balón una y otra vez, pero el movimiento es ciertamente caricaturesco. Del mismo modo, la inclusión de otras restricciones como las concernientes al tiempo de posesión o la prohibición de hacer más de una cierta cantidad de pasos, son remiendos destinados a conservar la posibilidad de seguir manteniendo en vigencia un juego que por todas partes hace agua.
Para finalizar me referiré al aspecto de la extensión temporal del juego. Mientras que en otras disciplinas deportivas el resultado final se va elaborando a lo largo del partido, siendo cada parte tan importante como las anteriores, en este entretenimiento de laboratorio pueden darse dos posibilidades: que un equipo sea notoriamente superior al otro, haciendo que el resultado se defina en el arranque mismo y que todo el resto del tiempo carezca de sentido; o bien que la paridad en las habilidades de uno y otro bando sea tan grande que se llegue con un empate hasta el último minuto, único período en que podrá surgir la emoción. La pregunta obligada ante estas observaciones es ¿por qué, entonces, los partidos no duran tan sólo un minuto; minuto que será el primero, pero también el último? Todo el resto del tiempo de juego no tiene sentido.
Basketball. Deporte de cotillón si los hay.**
*A pesar de trabajar como docente en los Estados Unidos, Naismith Nació en Almonte, Ontario, Canadá. Fue, además, el primero en introducir el uso del casco en el fútbol americano.

**En nada influye mi estatura en este post.

12 comentarios:

Idea dijo...

Ah no, así no vale, ya se lo dije a su socio de ese blog de Atanatósofos que no prospera por pereza consuetudinaria (pocos leen atentamente lo que otros escriben, sin pre-juicios y con la mente abierta), usted no puede atajarse a la que será la única crítica a su intachable argumentación. Mire, a mi el basket: plin, pero sus argumentos me parecen contundentes, sólo que iba a preguntarle cual era su estatura y usted ya respondió. Dicen que no hay mejor defensa que un buen ataque, ¿será cierto?

Idea dijo...

Ups, creo que el expreso Montevideo - Mar de Plata volvió a funcionar, parece que los vuelos regulares están saliendo a pesar de la niebla y de la catástrofe de Aerolineas Argentinas.

Idea dijo...

Su idea de Universalidad es bastante precaria, disculpe que lo diga, ¿cuál es la virtud de haber sido favorecido en el reparto desigual de la naturaleza? Virtuosos son aquellos, que a pesar de no haber sido beneficiados, logran imponerse por sus cualidades conquistadas a pesar de sus desventajas.

Carlos D. Jurado dijo...

Mi querido amigo Walter, si bien tus argumentos son concisos y sólidos, no lo son más que en el estricto sentido filosófico. Desde mi experiencia como jugador de este deporte, te puedo asegurar que no es lo mismo mirar un partido que estar dentro de la cancha. Es muy fácil opinar sobre una actividad sin haberla experimentado.
Es cierto que no tiene la emoción del fútbol, pero éste y el baloncesto no son deportes compatibles al tratar de compararlos.
En cuanto al error del rival que comentaste, muchas veces el contrincante no tiene la culpa, sino que es la habilidad del otro jugador la que recupera balones. En este deporte un buen ataque no es la mejor defensa, de hecho -como nos decía el DT-, en el básquet la defensa es la madre de todas las victorias. Y en cuanto a esto puedo decirte que no sólo el jugador hace un tremendo esfuerzo para defender, sino que todo el equipo debe trabajar en conjunto para recuperar la pelota. Ésto último es lo más interesante del juego, pues es un deporte en el que si un jugador no realiza una buena performance el equipo entero tampoco lo hace (salvo casos excepcionales como el de Michael Jordan o Magic Johnson, por citar algunos). En fin, es un deporte que implica un gran esfuerzo físico y además mental, porque todo el equipo debe trabajar como un perfecto sistema de engranajes.

despojada dijo...

ja.. muy interesante. me sorprendió el post.
cariños

Eugenia dijo...

Por qué toda esta exposición me resultará familiar?

Antes que nada quería agregar que todos los deportes tienen defectos e imperfecciones. Por supuesto, con los resultados obtenidos en la praxis la teoría se va reformando. Como se pasó de la Teoría a la Práctica, se pasa de la Práctica a la Teoría, existe una retroalimentación permanente. Igual comparto el criterio de que nunca será lo mismo un deporte establecido iniciado a través de la práctica natural, que uno creado sobre una mesa de escritorio.
Su argumentación es muy buena, pero creo que se está olvidando de que es un deporte en donde también se desarrollan tácticas a nivel grupal y personal, teniendo en cuenta la extensión de tiempo a jugar: es decir, un equipo arranca el partido con una estrategia defensiva, para luego cambiar por una estrategia más ofensiva o viceversa...y si sólo se contara con un minuto de partido esto sería imposible. También tiene cierta emoción el hecho de que el tiempo esté tomado con exactitud, cosa que no ocurre en el fútbol, porque en un par de segundos puede cambiar el resultado. En un partido de fútbol, si un equipo va ganando por cinco goles y faltan dos minutos de juego, la hinchada contraria se retira porque el el resultado es prácticamente irreversible. En el basket la gente se queda hasta el último segundo porque casi siempre hay una posibilidad de invertir el resultado.
También coincido en que fútbol es el deporte por excelencia, pero no creo que el basket sea un deporte inútil: creo que ya hubiera desaparecido naturalmente de haber sido así.

Me gustaría saber su opinión sobre el handball: el jugador traslada la pelota con la mano y tiene que picarla como en el basket, pero también es dificultoso concretar un punto como en el fútbol (no tan dificultoso pero sí más que en el basket), y también hay un arquero para evitar los tantos.

P.D: todavía lo estoy esperando por mi blog...y si puede y quiere respóndame lo que le pregunté. Yo también le pido disculpas si la frase que puse en el blog de Lucas lo molestó: no era un tema mío y fue una desubicación meterme, pero me sentí tocada por lo que escribió. Igual sé que usted NUNCA podría escribir algo así con mala intención, estaba dando su opinión como lo hace siempre, si lo hubiera comentado personalmente nos hubiéramos reído todos y yo hubiera sido la primera en refutarle su teoría. Le pido disculpas de nuevo.
Besos.

Fede dijo...

¿Cómo que de atrás de la raya vale más? ¿Cómo que si pega en el aro y se queda dando vueltas la tengo que mirar y no hacer nada? Por el amor de Dios...
¿¿¿¡¡¡Dónde está el arquero!!!???

Manu dragon gx dijo...

NO estimado Doti:
Como ud. ya sabrá su blog me aburre...
...sólo vine de pasada y para hacer oficial La Gran Apertura de mi nuevo blog:
paradojasenlavida.blogspot.com

grax

manu dragon gx

Carolina dijo...

La verdad, la verdaad, la verdaaad... no me importa ni me gusta mucho el tema del post... Pero me encantó Queen!

Congratuleijhons por la elección!

Walter L. Doti dijo...

IDEA:
¡Osssssoooo! :)

Carlos del Jurado:
¿Es Ud. el cínico? No conoczco a nadie del jurado más que a Lafauci. Desglosemos:

"Es muy fácil opinar sobre una actividad sin haberla experimentado." --> ¿Por qué suponemos que algo, para tener mérito, debe ser difícil? Claro que es fácil, si no no me hubiera puesto a escribir. Además sí la he experimentado. Estaba en la cancha y me puse a llorar añorando el fútbol.

"Es cierto que no tiene la emoción del fútbol" --> No hablemos más, entonces.

"en el básquet la defensa es la madre de todas las victorias" --> Gracias por confirmar mis argumentos.

"es un deporte que implica un gran esfuerzo físico y además mental" --> Otra vez el argumento de la dificultad. ¿No estaría bueno que fuera regocijante sin requerir ningún esfuerzo?

Bueno, Don Lafauci, sepa que va con onda. Como puse en las etiquetas, esta entrada es puro humor, es un chiste. Como el básquet. :)

Despojada: Gracias por la visita, ya estaré por sus pagos virtuales. I promess.

Euge: "En un partido de fútbol, si un equipo va ganando por cinco goles y faltan dos minutos de juego, la hinchada contraria se retira porque el el resultado es prácticamente irreversible." --> Esto no es cierto, la hinchada se queda hasta el último minuto. Si se va es por repudio a la actitud del equipo, que no ha hecho el esfuerzo necesario.
Sobre el handball ya hablaré, lo que anticipo es que presenta una dificultad que ya marqué para el básquet (la imposibilidad de sacarle la pelota a quien la tiene en la mano) pero incluso no solucionada siquiera con una regla ad-hoc.

Fede: Vamos a jugar un picado y dejemos a estos giles botando la bola como el gallo Claudio.

Manu: ¿A qué responde el "No"?

Carolina: Le digo la verdad: a mi me interesa un poco menos que a Ud. Pero son esas giladas que uno va concibiendo en el tiempo y después no sabe en qué parte de la memeria esconder.

Carlos D. Jurado dijo...

La verdad es que no soy cínico. Jurado es mi apellido. xD

Matha dijo...

¿Alguno sabe si se hizo lo de Salcedo a River?