domingo, 14 de septiembre de 2008

IAN Y POMOMA (PALOMA)

La magia surge cuando te olvidás de la seguridad

7 comentarios:

Idea dijo...

Ya sé, usted se asegura unos días de tranquilidad y yo me los llevo prestados esos mismos días para que me muestren el mundo que tanto los hace sonreir. Le doy mi palabra, los cuidaré para que estén a salvo y seguros. ¿Puede mandarles un beso de mi parte?

Eugenia dijo...

Creo que ahora usted se está empezando a dar cuenta de lo afortunado que es. ¿Qué puede ser más valioso que esta imagen? Ellos están sonrientes, contentos, al lado suyo no le tienen miedo a nada. Con el tiempo sus hijos también se darán cuenta de lo afortunados que son por tener los padres que tienen.

Yo también les mando un beso enorme, y otro para su nieto, Gerardo Sofovich ;)

P.D.: acuérdese lo de la obra de teatro del colegio de sus hijos (24y 25 de septiembre en el auditorium). Me encantaría que fuera toda su familia.

Besos.

Calderondelabarca dijo...

Referencia gráfica autofamiliar.

A un paso de la inabordabilidad.

Más no para mí. Develadora foto de lo que puede representar la felicidad, susceptible de ser mejorada con uno dentro de la bañera.
Aceptaría Ud. que ellos sean sus Jurados?

Darth Tater dijo...

Ah, qué belleza, Walter. El agua tibia, los juguetes y juegos compartidos, las sonrisas, el no importar qué pasa allá afuera en este apestoso mundo... qué delicia.
También de mi parte déles un beso (si no saben quien soy, dígales que prima de la Chilindrina).

Fede dijo...

¡Mirá vos el tipo que se quejaba de los post confesionales!

EGO dijo...

Podían aprender los obsesos de la seguridad, los que predican las armas por encima de todo porque sin ellas no se sienten seguros. ¿Como coño me protejo?
Perdona pero hoy vi un documental sobre las armas en Estados Unidos y estoy indignadísimo...

Anónimo dijo...

.
Quiere tener a bien sacarlos YA del agua ?