sábado, 13 de septiembre de 2008

MIENTRAS RECUPERO EL ENTUSIASMO...

(Lisandro Aristimuño - Me hice cargo de tu luz)
Cada vez que me sentía mal en el pasado me inundaba una embriagante y sensual tristeza. Una tristeza que me hacía sentir bien - paradójicamente - porque me creaba la fantasía de ser profundo, interesante y comprometido. Pero un día llegó el entusiasmo y esa forma de ver las cosas murió.
Hoy vivo momentos malos. Asisto al comienzo del fin del mundo que conocí hasta ahora, pero de la tristeza no hay rastros: más bien me invade una suerte de anonadamiento. Las ganas de vivir y el dolor dejaron de alternarse en la pista de baile y ahora es turno de la nada.
Por eso no puedo escribir. Y mientras no escribo le dejo mi espacio a otros para que digan por mí.
¿Qué linda canción, no?

5 comentarios:

Walter L. Doti dijo...

Para la que gusta de las cosas encantadoras: dedicada.

Idea dijo...

Walter, siempre se lo digo, pero sus cualidades humanas más apreciables(que son muchas por cierto)están agazapadas detrás de sus argumentos filosóficos, en cambio, cuando usted se muestra buscando - con luz o sin ella - perdido, humano, vulnerable, como todos, es cuando más me gusta como escribe, cuando más le creo y cuando más lo quiero.
Un beso muy grande

cacho de pan dijo...

como seguramente "esa no soy yo", como en la canción de Mari Trini,
me cayo como un hueso.

Anónimo dijo...

tan cierto...

Carolina dijo...

Muy lindo... Coincido con Idea, muy tierno.

Espero que haya recuperado el entusiasmo, Doti.