lunes, 13 de octubre de 2008

SOBRE NARANJAS Y ELEFANTES

De la inagotable producción del también inagotable amigo Albano Bodrio, reproduzco a continuación su laureado ensayo Sobre naranjas y elefantes. ¡Disfrutenlón!

SOBRE NARANJAS Y ELEFANTES
Cansado ya de las constantes disquisiciones referentes a la antigua confusión entre naranjas y elefantes, es justo que marque el punto final de este entuerto. Haré justicia afirmando apodícticamente que, por mucho que insistan algunos autores, no existe parecido – y, por tanto, posibilidad de confusión alguna – entre los dorados cítricos y los aburridos paquidermos.
En primer lugar, excepción hecha de algún daltónico, nadie puede, como parece hoy estar tan en boga, encontrar una similitud cromática entre los dos objetos. La naranja, como su nombre lo indica, es redondamente (y nunca mejor utilizado este término) naranja; y no porque no pueda derivarse el color del nombre genérico del elefante, se argüirá por ello que entonces el elefante sea naranja. No. El elefante, y numerosas estadísticas de importantes universidades de todo el mundo apoyan esta sentencia, es gris. Gris topo. Y no “redondamente gris”. Es substancial dejar bien claro esto último, para que la confusión no lleve a encontrar otra falsa analogía con el consabido cítrico.
No dudamos de la honorabilidad de los miembros de la escuela de Frankfort, pero su afirmación del parecido susomentado en la incapacidad de todo olvido por parte de las naranjas – que las equipararía a los elefantes, en cuanto a memoria se refiere – es por demás equivocada. Nadie discute que las naranjas no puedan olvidar, pero esto no se debe a que posean una retentiva encomiable, sino más bien a su carencia total de funciones mentales.
Otros más audaces aún, infieren del hecho de que algunas naranjas cuenten con innegables ombligos, que se trataría de una extraña especie de mamíferos, y por esta vía arriban a la declaración de la imposibilidad de diferenciarlas de nuestros enormes amigos. Pero esto sería tan caprichoso como decir que las bicicletas caen del cielo sólo porque tienen rayos.
“Las naranjas no temen a los ratones”, reza la vieja sentencia hindú. Es increíble que a occidente le tome tres mil años caer en la cuenta de lo que los orientales supieron vislumbrar en el alba misma de la civilización. Y si podemos tomarlos como autoridad en este campo, habrá que hacer caso también de las Upanisadas cuando afirman “Imposible separar un elefante en gajos”.
Creemos que lo dicho es suficiente para librarnos de uno de los mayores y perjudiciales mitos de la historia. Pero no obstante pecar de insistencia, habré de dar un elemento de juicio más en contra de esta tan triste confusión: es imposible encontrar una naranja con colita.
Albano Bodrio

15 comentarios:

Luc dijo...

El texto ya sabe que me hace reír mucho. Lo ha podido comprobor personalmente.
Sólo me inquieta algo, o ya estoy demasiado enfermo o esa imagen no sólo parece un elefante.

Un abrazo

Walter L. Doti dijo...

Cada cual ve lo que quiere ver. :)

Idea dijo...

???

Walter L. Doti dijo...

Cada cual lee lo que quiere leer. :)

Calderondelabarca dijo...

Como primer egresado de U.La.Sa (Universidad de la Sanata ) sostengo ...
¿Cuántas características pueden endilgarse a una naranja...cien....doscientos ?

Ergo :
1) La naranja es anaranjada, el elefante no.
2) La naranja es un cítrico, Dumbo y sus amigos no lo son.
...................................
200) La naranja...la naranja...estee...contiene alcohol en la cáscara, no así Trompita.

Cuantas carácteristicas no son atribuíbles a una Naranja ? Todas menos las doscientos que nombré.
Cuantos caracteres no pueden señalarse de un Elefante ?
Todos menos otras doscientos.

Cuantas cosas hay que no puede señalarse como características ni de una Naranja ni un Elefante ? Todas menos , digamos, unas Trecientos ochenta ( Descontadas las que presublimente compartirían, como, por ejemplo, que pueden ser transportadas en un Fitito )

Así :
1)Las Naranjas y los Elefantes NO son elementos de escritura.
2) Las Naranjas y los Elefantes NO estudian Medicina.
3) No son de color azul.
......................................................................
1.349.875 ) Las Naranjas y los Elefantes NO tienen aspiraciones políticas....

Entonces , habiendo muchas más cosas que pueden señalarse como coincidentes de las que no concuerdan ( Pues por muchas cosas que sea algo, siempre no es muchas más cosas ), me atrevo a afirmar , Sr Albano, que algo de parecido tienen que tener.
Por algo mi Vieja no me mandaba a la frutería.

cacho de pan dijo...

Dotti, amigo, quizás está haciendo publicidad subliminal de vaya a saber qué partes suyas?
Y no aceptaré una respuesta del tipo "cada cual ve lo que quiere ver".
Los elefantes tiene ojitos y colmillos.

EGO dijo...

Desvarios ¿lógicos? antes de dormir...
Creo que tendré pesadillas con elefantes naranjas... o algo peor: naranjas con colita, jaja!
Saludos

Eugenia dijo...

Amigo Doti, ya me imagino este texto leído por usted, y sobre todo analizado por usted, jajaja.
Todavía recuerdo las lecciones sobre el Martín Fierro,¿remember?
Apenas pueda me doy una vuelta.

Saludos.

P.D.: Gracias a su imagen se me ocurre comparar a los elefantes y a las naranjas con un tercer elemento..."lo dejo a tu criterio", sentenciaría nuestra amiga Karina Olga. :)

Maria Laura dijo...

ufa, tenia la esperanza de que hubieras puesto algo corto pero no. Acabo de terminar de tipear un trabajo de 15 hojas A4.
Necesito ojos nuevos.
¿Me prestas los tuyos?? No importa que sean daltonicos, los acepto igual.

Dp le paso algo de Gap, señor Homero.

salu2

p.d: ya compre el librito de entrenamiento visual, esta re buena la idea. El tema es que no tengo con quien practicar la tecnica =/

Fede dijo...

"Las narajanjas y los elefantes no tienen aspiraciones políticas" Excelente aporte: ya sabemos, al menos, como diferenciarlas de los dinosaurios.

Fogel dijo...

Estimados colegas, permitanme decirles...que risa me dan!! ¿Que en nada se parecen los elefantes a las naranjas??¡Pero por favor!Si casí no queda nadie que pueda dudar de su innegable parentezco!! Que la naranja se pasea, al igual que los elefantes, ya lo sabemos por La Doctora Walsh, y el hecho de que algunas tengan ombligo, muy a pesar suyo, asevera aún más su origen mamifero. Y hay más...

Fogel dijo...

Y hay más, como dije. Nacidas de un mismo tronco, naranjas y elefantes al ser barridas por un microscópico electrónico, se puede verificar su identica composicíon de moléculas de carbono, y en Holanda, pais de alta tradición tecnológica, la falta de elefantes los llevó a sistituirlos con su famosa,"Naranja Mecánica". Y si aún les quedan dudas, fumense un buen paco, y verán como desaparecen todas las diferencias que, obnubilados por las ondas que bien sabemos emanan los telefónos celulares, para que la humanidad permanezca engañada al respecto del entrañable parentezco que une a nuestras amigas la naranjas con sus hermanos elefantes. De Nada

Luc dijo...

¿Qué pasó con los no-rutinarios? Tuve que acceder copiando el link desde mi blog porque acá no figura. ¿Se convenció que era una boludez? ¿Lo convencieron? Me muero de curiosidad.

Abrazo

Calderondelabarca dijo...

Hice lo mismo que Luc para poder verlo : me parece que a todos los Anti- rutina les mandaron ipso facto el telegrama. Sarna con gusto no pica .

Julio dijo...

Vuestra página es un atentado a la decencia, el sentido común y las buenas costumbres. Siga así!