martes, 4 de noviembre de 2008

XXX

El Hernani de Víctor Hugo fue el objeto de una enérgica polémica al dar - por vez primera - lugar a lo feo en el mundo del arte. Es fácil advertir entonces el hecho de que aquello que provoca agrado a la percepción se sobrentendió siempre como destinado a la representación artística: la armonía celestial, que nos impacta con su sublimidad y su perfección; la vida, que nos seduce con su compleja simplicidad; el embriagador mundo de los sueños.
Sin embargo, este elevado privilegio es negado de forma inexplicable a la reproducción simbólica de la porción más deseada de la existencia, de la arista más dulce de la vida; del lúbrico espacio de la lascivia, del voluptuoso rincón del deseo. La carne púnica en primer plano, el cuerpo desnudo en toda su magnificencia dinámica, nuestra más pura materialidad en esforzado cumplimiento de su finalidad última y principal; nada de esto es reconocido como formando parte de universo de lo bello.
Pero pornografía es arte. Vértigo de imágenes y ruidos, de la exposición no mediada del roce profundo y venéreo de los órganos. Suntuosa exhibición de la potencia de la vida, de la turgencia de la sangre. Pornografía es arte como son arte los cuerpos. Como es arte la perfección modélica del exterior de los organismos, pero como es arte también la imperfección apetecible que nos conecta con el sentido de la tierra, de lo bajo, de lo sucio que también somos. La imagen, una y mil veces repetida de la explosión de los fluidos, que son la explosión de la fuerza de Eros. El grito sabiamente exagerado que potencia la manifestación del goce, que subraya el carácter dionisiaco y salvaje de ser.
- Mejor que ser testigo es ser protagonista, arguyen algunos y escapan. ¡Ridículos! Creen que se fornica con el cuerpo, cuando la verdad es que con la fantasía se fornica para que haya erotismo y no simplemente sexo. - Es práctica de enfermos, arguyen algunos y escapan. ¡Necios! La única de sus hermanas que no está enferma es precisamente la pornografía, redimida en sí de la mezquindad histérica de las otras artes que siempre ocultan bajo el símbolo.
La pornografía es símbolo generoso y cristalino; transparente. Puro.

11 comentarios:

Luchka dijo...

Me gustó lo de la "carne púnica" (fenicia --> hoy libanesa o tunecina).

En cuanto al porno si es arte, es arte menor. Y no creo que no halla símbolos. Está plagada de símbolos, y de puro... mmm insisto en que la pureza no es un valor.

Un abrazo

Walter L. Doti dijo...

Luc: No creo que no se pueda decir que el porno no sea arte o que sea arte menor. En todo caso, habrá manifestaciones del género que no están a la altura de las circunstancias, pero quizás otras sí.

En cuanto a lo del símbolo, me refiero a que es el único género que no presenta una textura de duplicación del sentido. Aquí no hay lugar para el trabajo hermenéutico, pues se exhibe el fondo, el final de todas las significaciones.

Tampoco yo creo que la pureza sea un valor. (Hoy me levanté sindiásmico). Pero era un adjetivo que representaba muy bien la idea de que la pornografía muestra su mensaje sin dilaciones. Además me pareció una excelente palabra para cerrar un post sobre este tema. :)

Por anteúltimo, debo reconocer que la expresión "carne púnica" que Ud. destaca, a mí también me gusta. Más aún porque no sólo alude a los fenicios, sino además a cierto color (creo que purpúreo) muy propio de las carnes excitadas.

Ahora sí, para finalizar, me pregunto y le pregunto: ¿Por qué los diálogos que se suceden en los comentarios suelen (salvo extrañas excepciones) agotarse en una pregunta u objeción y su correspondiente respuesta?

Un abraccio! (si "baccio" es beso...)

Luchka dijo...

Interesantes respuestas.

Lo de arte, arte menor o no arte habría que discutirlo con más tiempo y no tengo ganas de dedicarle tanto a esas valoraciones que siempre son caprichosas. Como decía el escocés borracho ¿quién decide?

Que no hay lugar para el trabajo hermenéutico??? Se pueden analizar mil cosas, desde relaciones de dominación a decorados o accesorios. Todo lo humano está mediatizado por símbolos y signos. Vaaamos apague el Venus y piénselo en serio.

La única Pureza que valoro es la harina que ya viene con levadura lista para amasar.

No sabía esa acepción de púnico, gracias!

En cuanto a los diálogos. Hay varias hipótesis:

- los debates son fáticos.
- los posts nuevos tapan el debate anterior.
- nadie le puede dedicar el tiempo suficiente.

Otro "abraccio"

Luchka dijo...

me olvidaba

FELIZ CUMPLEAÑOS!!!

Walter L. Doti dijo...

GRAZZIE!

Daniel Rico dijo...

El color punico es un violeta fuerte, a veces lo llaman "color obispo", por el color de la ropa de los jerarcas del Vaticano, que lo heredaron de lo cesares, que a su vez se lo afanaron a los Cartagineses tras las guerras punicas. A los de cartago los llamaban punos por este color, que hacian con un caracolito marino y que les gustaba mucho... el color , no el caracol que es un asco, salvo para los franceses que les gusta los caracoles y las ranas, por eso los yanquis los llaman a veces ranas o ranientos o come-ranas. Tampoco es que los cartagineses inventaran el puno, fueron los fenicios, de quienes los de Cartago desendian.

DARTH , propone llamarlo color uva.

El porno... como dice el tango "que hacemos con el retrato, si la mina esta en Europa".

Muchos saludos y feliz cumple.

Walter L. Doti dijo...

Daniel:
Recuerdo una película: "La Rosa púnica del Cairo", creo que dirigida por mí.

No le puedo responder aquí qué hacemos con el retrato.

Walter L. Doti dijo...

Ah, y gracias por la salutación. (fingí este olvido para que, como hace Carolina, me aparezcan luego más comentarios. Recursos, recursos... porque parece que a este tema no muchos se le animaron).

cacho de pan dijo...

pues mire por dónde, al entrar al post me dije: este scorpio debe cumplir años y se le ha desatado el eros. Suele pasarme cuando el año ha sido relativamente bueno y no me ataca el tanathos de mierda.
Dotti: se merece usted un muy feliz cumpleaños, aunque me gustaría saber el día exacto del suceso.
En cuanto a las equis, usted dice algo parecido a lo que escribí para un programa del Festival de Cine Erótico de Barcelona (FICEB), donde fui jurado en tres o cuatro ocasiones.
Mi texto se llamaba: Aquí no hay metáforas, y anda por la red casi con seguridad.
Tampoco entendí nunca la división entre porno y erotismo -cuando gané La Sonrisa Vertical me hacían siiiiiemmmmmprrrrrrre esa pregunta-así que me inventé una imagen válida: el erotismo se hace sobre sabanas de seda, con un ojo cubierto y el otro semicerrado, mientras que el porno suele desarrollarse en suelos, camas vulgares o mesas de cocina.
El primero nunca me calentó, lo reconozco.
Siempre me ha molestado que las equis, un tachado metafórico, fueran sinónimo de pornografía. El inconsciente pierde a los catalogadores.

Idea dijo...

FELIZ CUMPLE

Che (dijera el ausente) ¿podía haber avisado no? Si los sambuches (jeje) eran pocos, yo podía llevarlos desde acá.

Beso grandeeeeeeeee

Bárbara Inés dijo...

http://www.hacemeundibujito.blogspot.com.ar/#!http://hacemeundibujito.blogspot.com/2013/12/vicente-lopez-bs-as_9.html