domingo, 28 de diciembre de 2008

LA SEMANA INEXISTENTE

Los días que separan a la Navidad de la Noche Vieja no existen.
Son un agujero negro en la memoria de los años. Nadie puede
decir qué hizo durante esa semana en el pasado.

3 comentarios:

Idea dijo...

mmm, yo recién llego de un cumpleaños...ah y acabo de zafar de un asalto en la puerta de mi casa mientras entraba el coche en el garage... digo, para no hacer nada en una semana que no existe no está del todo mal...

Walter L. Doti dijo...

Idea: Ud. creyó haber pasado por todo eso, pero no fue más que una ilusión. El año que viene a esta altura le pediré un resumen de estos "supuestos" días y se quedará en ascuas. :)

Jorge (el profe del veterano) dijo...

Es cierto. Es una semana en la que todo se detiene. (salvo las increíbles ganas de comer y beber)
Creo que sirven para mirar todo con mas detalle y, quizá, generar alguna reflexión que seguramente la recordemos el año que viene; pero, como bien decís, no sepamos
cuando se nos ocurrió.
Porque es una semana tan visible como invisible. Tan esperada como fugaz. Tan cargada de estímulos como toda la otra parte del año. Nos saluda más gente que los otros 355 dias del año, y lo más gracioso es que vamos a comer o a tomar algo con todos! y de que nos vamos a acordar si seguramente estemos más tiempo entonados que sobrios. ¡Son 10 días de brindis!