domingo, 27 de julio de 2008

VICIOS

Todo cambia, todos cambiamos. Pero las cosas importantes seguirán en nuestro corazón para siempre.
Con ustedes... ¡ZAMBAYONNY!

CAUSALIDAD

Esta secuencia fue filmada en una sola toma, utilizando partes del vehículo promocionado. No incluye retoques digitales ni efectos de animación.

TALANTES

Nunca lo vi sin ella. La barba blanca de mi papá parecía venir con él de nacimiento. Es que la verdad al momento de tenerme otro ya estaría más para abuelo que para padre, más para pensar en el retiro que para criar a un bebé. Pero él no. Siempre le había sacado veinte años de ventaja a la vejez, siempre se las había rebuscado para que su cuerpo no siguiera el ritmo de los almanaques.
Caminaba tan rápido que casi no podía seguirlo. A pesar de la agilidad en que haría pensar mi cuerpo flaco y joven, siempre me sacaba varios metros de ventaja. Cruzábamos la plaza hacia la avenida Libertad para ir al banco, para preguntar por el crédito, para poner en marcha el proyecto. Yo siempre atrás, llevándole las carpetas, perdiéndome la mitad de las cosas que decía sin darse vuelta; viendo sus pantalones ajustados por encima del ombligo y sus pies chiquitos, avanzar veloces esquivando obstáculos. Y hablando, hablando sin parar.
Cortando la plaza en diagonal y sin parar un segundo, giramos la cabeza para ver, debajo de una boina negra, la mano de un viejo que alimentaba palomas en cámara lenta sentado en el banco grande de piedra. La imagen se perdía hacia atrás como los paisajes que se abandonan desde la ventanilla de un tren. Unos pasos después se detuvo por primera vez por un instante mínimo, y por primera estuve lo suficientemente cerca como para que girara para hablarme:
-"¡Qué bolas que hay que tener!", me dijo.
Desde ese momento y hasta el día en que tuvimos que enterrarlo viví convencido de que sólo los imbéciles envejecían, se enfermaban y morían.

sábado, 26 de julio de 2008

REFUTACIÓN DEL BASKETBALL

Así como los idiomas no naturales no funcionan porque carecen de la plasticidad que otorga la espontaneidad, así tampoco puede pensarse que un deporte diseñado sobre un escritorio pueda movilizar sinceramente el entusiasmo de nadie. El basketball nació en 1891 en el estudio de la casa de James Naismith como resultado de la búsqueda de una actividad que pudiera poner el esqueleto en movimiento en el frío invierno de Massachussets; y esta fecha se puede precisar con rigor porque no se trató de una elaboración debida al azar que fuera evolucionando en el tiempo, sino de la determinación premeditada de una serie de trece reglas que se constituyeran en un juego.
Pero a orígenes artificiales, resultados poco naturales. Y así en la esencia misma de esta práctica subyace una falla imperdonable. Contrariamente al fútbol - el deporte por excelencia – donde el éxtasis surge ante la consecución de un objetivo (ing. goal, esp. gol) huidizo y de difícil consecución, en el basketball la gracia se da, por el contrario, ante la consumación del yerro. En un partido de fútbol, cinco tantos son una excepción, un caso anómalo: tan grande es el mérito que hay en el éxito. En el basketball, es muy frecuente que ambos equipos superen los 80 puntos: se da por sentado que quien ataca conseguirá anotar y así la emoción ocurrirá cuando, ante el fallo del rival, pueda uno volver a convertir seguidamente a la anterior conquista. Es decir que la médula del deporte – lo que en algún punto puede hacerlo emocionante - está en el error. Sólo a un canadiense* podía surgirle una ocurrencia de este tipo.
Por otra parte, existe otro inconveniente natural a la idea misma de esta disciplina. Al ser un juego en que el balón debe ser trasladado con las manos, su posesión no depende de habilidad alguna. Quien se haga de la pelota podría ser asesinado sin que nadie pudiera quitársela si el jugador se empeñara lo suficiente. Esto en el fútbol no sucede pues el balón se lleva con los pies y así – no teniendo modo de asirlo – su propiedad es una cuestión de pura habilidad. Y la habilidad genera belleza. Otros deportes, como el rugby, solucionan la cuestión con la fuerza física, creando un espectáculo heroico. Muy por el contrario, en el baloncesto la constatación de esta falla hizo que fuera necesario incorporar una serie de reglas ad-hoc de dudoso efecto estético. Quizás quien esté habituado a ver o a jugar a este deporte no pueda desautomatizar su mirada y no perciba lo ridículo del acto de botar el balón una y otra vez, pero el movimiento es ciertamente caricaturesco. Del mismo modo, la inclusión de otras restricciones como las concernientes al tiempo de posesión o la prohibición de hacer más de una cierta cantidad de pasos, son remiendos destinados a conservar la posibilidad de seguir manteniendo en vigencia un juego que por todas partes hace agua.
Para finalizar me referiré al aspecto de la extensión temporal del juego. Mientras que en otras disciplinas deportivas el resultado final se va elaborando a lo largo del partido, siendo cada parte tan importante como las anteriores, en este entretenimiento de laboratorio pueden darse dos posibilidades: que un equipo sea notoriamente superior al otro, haciendo que el resultado se defina en el arranque mismo y que todo el resto del tiempo carezca de sentido; o bien que la paridad en las habilidades de uno y otro bando sea tan grande que se llegue con un empate hasta el último minuto, único período en que podrá surgir la emoción. La pregunta obligada ante estas observaciones es ¿por qué, entonces, los partidos no duran tan sólo un minuto; minuto que será el primero, pero también el último? Todo el resto del tiempo de juego no tiene sentido.
Basketball. Deporte de cotillón si los hay.**
*A pesar de trabajar como docente en los Estados Unidos, Naismith Nació en Almonte, Ontario, Canadá. Fue, además, el primero en introducir el uso del casco en el fútbol americano.

**En nada influye mi estatura en este post.

sábado, 19 de julio de 2008

LAS LEYES DE LA VIDA

Ser en cada caso un Yo supone la necesidad de que haya, más allá de uno, un No-Yo. Somos en cada caso uno, porque existe un límite entre cada uno de nosotros y el resto de las cosas. Nuestra identidad, entonces, supone nuestro ser individuales, únicos. Para ser lo que somos y no otra cosa, para ser nosotros mismos, debemos estar separados del mundo: nuestra realidad se divide en un adentro propio y un afuera ajeno, hostil, que se presenta como resistencia, como oposición. Y así las cosas, la soledad se da como una condición ontológica, constitutiva, existencial; la soledad es requisito necesario para ser.
Sin embargo, esta pasión, esta condición impuesta, no supone sosiego. Es imposible vivir nuestra mismidad como un letargo plácido, pues la unidad que somos requiere de una constante interacción con el medio para perseverar en su ser. Y allí afuera hay otras unidades vitales, cada una sometida al mismo régimen y a la misma tendencia: sobrevivir. No solamente estamos solos, estamos solos en una guerra sin cuartel en la que fuerzas naturales y orgánicas se disputan la materia en que necesitan manifestarse.
Esta batalla anacoreta sería una faena destinada al fracaso de no existir un mecanismo que controlase la expresión física de los individuos. Hablamos de una institución de origen biológico y desarrollo cultural: la paternidad. El papel del padre supera al del mero progenitor. Ser padre es más que constituirse en causa eficiente de la constitución de un nuevo ser humano. Es otorgar nutrición y cuidado; es una adopción que subsana la soledad constitutiva del ser. El padre se asume como la luz que guía en un mundo de sombras. Proveedor, no sólo nos acerca materia para incrementar nuestra materia; es nuestro escudo ante los avances del mundo, nuestro representante ante las dificultades.
El padre además es oráculo de sus vástagos: responde dudas, desarticula incertidumbres. Entrega su vida por la de sus hijos; sus planes, para desplegar proyectos que no son suyos. Crecemos a la sombra de esa protección constante, sobrevivimos gracias a esa protección – que puede incluso ser encarnada por otros que nuestros antecesores biológicos. Tutor que endereza, que eleva; referencia última en la zozobra. El padre es puerto seguro, costa serena a la que arribar frente a una tormenta. Apoyo desinteresado, nutrido por la fuerza de los genes. Columna, arbotante. Los padres corren varios años a la par de los hijos antes de entregar la posta. Y la posta es una brújula.
Pero la evolución, que no juega el juego de la vida fuera de la edad reproductiva, un día de un golpe deshace la ilusión de la seguridad: mueren los padres y somos devueltos bruscamente al estado de soledad primigenio, al abandono constitutivo que nos es esencial. Y ya no hay control de la expresión física que somos, ni causa eficiente de nuestro ser a la que recurrir. No hay el que nutre, o cuida, o adopta. Ni luz en las sombras, ni provisión de materia. No hay escudo, ni representante, ni oráculo, ni mártir, ni protector, ni tutor, ni encargado. Ni puerto, ni costa, ni apoyo o columna o arbotante. No hay brújula.
Uno pasa a la primera línea del pelotón: lo siguen o lo seguirán los herederos de los cuidados perdidos. Y tiembla de miedo tanteando en la sombra la posibilidad de un puente para que otros no caigan al abismo. Las preguntas vienen ahora desde atrás y las respuestas de ninguna parte. Con mayor o menor fortuna se cuenta ahora con algunas armas, pero se tiene que asumir la sabiduría de saber cuándo y contra qué blandirlas.
La imaginación literaria y cinematográfica creó una estratagema para perpetuar la ilusión de la protección paternal: el tímido Clark Kent, víctima de un prematuro abandono, contaba con un registro completo de la mente de Kal-El, su padre. Así, como un fantasma, a través de una irregular pantalla creada por cristales, el anciano progenitor podía responder a todas las dudas que pudieran surgir a la atribulada mente del joven, aun habiendo desaparecido físicamente desde hacía ya años. Clark Kent podía contar eternamente con su padre: así cualquiera es Superman.

KINETIC ART

Escuché muchas veces decir que el arte había muerto; que, en cualquier caso, el siglo XXI no podría más que combinar estilos anteriores. Pero el arte - como la vida misma - es exuberancia y exceso. Es prodigalidad y fuente inagotable. Una muestra son las kinetic sculptures, obras de arte que crean sus objetos a través del movimento, que asumen la ruptura de la noción de sustancia, que se acercan más a nuestra postmoderna visión del mundo. Ni la creatividad ni el mundo tienen límites.

Se logra un efecto más impactante dejando cargar completamente el video y observádolo a medida que se hace avanzar el registro con el mouse a mayor velocidad que la del tiempo real.

Recomiendo explorar www.youtube.com ingresando las palabras claves de este post. Se hallan cosas realmente sorprendentes.

lunes, 14 de julio de 2008

BÚSQUEDA LABORAL

ANTI-CURRÍCULUM VITAE

Habiendo tenido que abocarme a la angustiante tarea de seleccionar personal en más de una ocasión, no puedo más que solidarizarme con quienes enfrentan este desafío. El alto porcentaje de fallos en la elección de la persona indicada para un puesto (que tantas manos hace estrellar en las frentes de los seleccionadores) debe estar relacionado con el método de presentación personal de los candidatos. Quien se ofrece para ocupar un cargo es exigido a dar a conocer lo mejor de sí a través de un currículum vitae. En este formulario detacará sus logros, estudios, conocimientos y, en general, todo cuanto suponga pueda ser considerado una virtud. Pero, ¿qué hay de sus defectos? ¿No sería importante conocer de una persona, ante todo, sus falencias? Individuos muy capaces han tenido que ser separados de sus puestos por cargar con hábitos intolerables de los que, evidentemente, nada revelaban sus currículums. Recuerdo un primo muy creativo que llegaba inevitablemente tarde a la agencia de publicidad que había creído en sus dotes imaginativas. De haber advertido a sus seleccionadores de su impuntualidad, quizás su eliminación hubiese sido menos violenta y aún podría caminar. En cualquier caso, aquí va la nómina de mis defectos, lacras y vicios. Para que sepan de buena fuente con quien están tratando.

¿Querrá contratarme alguien?

Walter Leonardo Doti

  • Fecha de nac.: 4/11/1976 DNI: 25.562.609 Estado Civil: Soltero (vivo con mi mujer hace 6 años) Dos hijos.

Objetivo

  • Dedicarme a lo que es mi vocación verdadera: los medios de comunicación.

Experiencia

  • 1994–1997 MTM VIDEOPRODUCCIONES MAR DEL PLATA
  • 1994/95 Cameraman
  • Conseguí el laburo medio de rebote. En primer año del secundario se me ocurrió que sería una buena idea filmar desde ese momento cada tontería que en el futuro la nostalgia nos haría creer un recuerdo memorable. En quinto año tuve que recurrir a una videoproductora para poder editar el material, enlazándolo a través de un guión. Le conté el asunto al dueño y me ofreció trabajar como cameraman, pagándome con la edición (que tenía que hacer yo para aprender).
  • Filmaba partidos de fútbol y de básquet local. Mi cámara no era tan estable.
  • Aprendí a realizar ediciones lineales, pero era mucho mejor para proponer ideas que para llevarlas a cabo. Si me preguntás ahora, no recuerdo ni cómo se encendía la máquina.
  • 1995/97 Creativo publicitario
  • En el ´95 se dió un auge del básquet en Mar del Plata (deporte que odio, mitad por medir 1,70mts.) por el arribo a primera de los equipos locales, Quilmes y Peñarol. La productora cubría los partidos y TYC Sports la subcontrató para conseguir las imágenes de los partidos jugados en la ciudad. Ese año Peñarol obtendría el campeonato y el dueño de la productora pasó de facturar $40.000 a $500.000. Los contratos de publicidad lo superaron y sabiendo de mi fama de creativo (en esa época estudiaba publicidad) me puso a trabajar para crear avisos.
  • Conservo pocas muestras de ese trabajo. El resto le quedaron a él, pero no creo que se puedan conseguir dado que la cosa no terminó demasiado bien, porque en esa época me rayé y dejé trabajo, carrera y ambiciones para dedicarme a estudiar filosofía.
  • 1998-2002 ESTUDIO JURÍDICO (De un amigo de papá) MDP
  • Pinche. IBM (Y veme a traer un café, y veme a comprar sobres…)
  • Odié ese trabajo rutinario. Lo conseguí porque el abogado era amigo de mi viejo. Me pagaban dos mangos. Hacían jubilaciones.
  • No aprendí nada, no sé nada de previsión social. No me importaba mucho, consideraba que no era algo a mi altura (claro, ahora estudiaba filosofía, nada menos)
  • No estaría a mi altura, pero todos los días veo pasar al abogado en 4x4, mientras yo intento hacer arrancar mi Renault Kangoo.
  • 2002-2003 CADENA LIBRERÍAS EL ATRIL MAR DEL PLATA Encargado
  • Quedé automáticamente seleccionado después de la entrevista laboral. Fuimos cinco “afortunados” de entre 600 aspirantes.
  • Al principio, debía ordenar libros en sus secciones correspondientes, atender al público, manejar las compras en mostrador (se compraban libros usados), controlar la reposición de nuevos, etc.etc., durante 12 horas diarias, cobrando un sueldo miserable en negro.
  • Al ser el único que captó la esencia del negocio rápida y eficazmente, me ascendieron y pude establecer algunas prerrogativas: trabajaría 8 horas, por no menos del doble (me pagaron aún un poco más) y en blanco. Así fue y entonces ahora realizaba las compras (la clave del negocio) y supervisaba las tareas de venta de mis compañeros.
  • 2003 – a la actualidad QUIÉN ES CHESTERTON? Libros. MDP. Propietario
  • Le encontré la vuelta al negocio de los libros y me armé una librería preciosa (de verdad) en pleno centro de mi ciudad.
  • La librería goza de buena salud financiera y es muy conocida y apreciada.
  • Aunque soy feo (o quizás por eso) lo estético es fundamental para mí. Por eso la librería – a pesar de comercializar básicamente material usado – está cuidada hasta el mínimo detalle y luce como una casa de libros londinense.
  • Tengo 5 empleados.
  • Pensamos abrir sucursales en Capital y en La Plata.

Educación

  • PROFESORADO DE FILOSOFÍA – UNIVERSIDAD NACIONAL DE MAR DEL PLATA
  • Me faltan 2 finales para terminar la carrera (hace como mil años)
  • Tengo notas excelentes y no terminé porque en 2003 nació mi primer hijo con una cardiopatía (ahora está bárbaro) y no me quedaron demasiadas ganas de seguir hurgando en los misterios del ser.
  • Calculo que el año que viene me pondré la toga y el gorrito ridículo ese que no recuerdo cómo se llama.

Idiomas

  • No tengo ningún título oficial (aunque estudié en varios institutos), pero soy bastante bueno en los idiomas.
  • El inglés lo domino en un 80% (quizás me cueste un poco seguir un diálogo de una película, por ejemplo), pero en la comunicación personal, directa, no tengo problemas. Una anécdota: estando en Miami pregunté a una señora bien gringa de la oficina de turismo si sabía español para hacerle algunas preguntas. Me contestó que sí, pero que si yo podía hablar en inglés ella prefería sostener el diálogo en ese idioma. Le advertí de las deficiencias de mi dominio de la lengua sajona y pregunté lo que quería preguntar. Al finalizar, la señora me hizo notar que mi advertencia había sido espuria. “Habla usted inglés mejor que la mayoría de los negros”, me dijo.
  • Respecto al portugués, todo cuanto puedo decir es que viaje muchas veces a Brasil. La verdad es que no hablo portugués, pero mi amplio conocimiento de otras lenguas y de la mía materna me permite caer en menos equivocaciones que el turista argentino que viaja a Brasil con la convicción de que “E´ lo meessmo”. Tengo un vocabulario amplio y puedo percibir las similitudes menos superficiales, las que refieren a la tercera o cuarta acepción de una palabra, o a los sinónimos menos usados.
  • Estudié francés en la Alianza Francesa, pero para ser sincero no he podido nunca compenetrarme de esa lengua. A diferencia de lo que dice la mayoría, no entiendo casi nada, ni aún cuando se trata del francés escrito.
  • Mi madre y sus padres son de ascendencia rusa. En mi casa se hablaba ese idioma por lo cual tengo un conocimiento básico de esa lengua. Entiendo lo que me dicen, pero hablo con mucha dificultad. Y como el ámbito de aprendizaje era el interior de la casa, mi vocabulario se circunscribe a las cuestiones domésticas, puramente. Así, por ejemplo, no sé cuál es la palabra correspondiente para los objetos que se hallan en un aeropuerto.

Otros datos de interés

  • Tengo mucha afición por los medios de comunicación. Me encantan la radio, la TV e internet. Incluso produje y conduje varios programas (de radio). Por supuesto, no tuvieron la menor trascendencia, pues eran emitidos por la clase de emisoras que se corren del dial cuando uno estornuda frente al receptor. Pero se trataba, me animo a decir, de muy buenas ideas.
  • “Onírica” fue un ciclo muy extraño donde la idea era transmitir un sueño a través de la radio. De este modo, sin una continuidad causal se sucedían los audios más extraños: fragmentos de discursos en japonés, canciones alemanas, una entrevista delirante donde Jesús se peleaba con Hitler, o con un enano. Los protagonistas de un diálogo improvisando sobre los efectos necesarios para que el oyente se haga a la idea de que están en la selva y de repente los mismos protagonistas en un barco y al segundo en un estadio de fútbol. Un delirio como son un delirio los sueños.
  • Antes supimos hacer “Necrópolis”, un programa de humor con radioteatros que acabaron siendo un canto al absurdo.
  • Y antes “El desvío”, investigación sobre la realidad, apartada dela actualidad, como nos gustaba decir.
  • Otros intentos nos los menciono.
  • Soy un tipo muy viajado. He tenido la suerte de conocer varios países de la ex Unión Soviética, casi todos los países europeos y alguno de África. También he visitado la gran Unión del Norte y los países limítrofes de nuestra República Argentina. Salvo Catamarca, La Rioja, Chaco y Formosa, he puesto un pié en cada una de las provincias argentinas.

Otros defectos

  • Soy daltónico.
  • Soy impuntual.
  • Tipeo sólo con dos dedos.
  • Soy lento para escribir.
  • Mido 1.70!!
  • No sabiendo cómo dar forma a este currículum, he utilizado el asistente de Word y ahora tampoco sé cómo sacar de la pantalla al simpático clip ayudante.
  • Formatear el texto para publicarlo en este blog me ha llevado más de 4 horas.

viernes, 11 de julio de 2008

EXIT

Buscaba la forma de salir. Ya había salido, pero no recordaba cómo. Tampoco recordaba cómo había entrado. Lo indudable es que allí estaba, y que justo allí es donde ya no quería estar. Estar afuera de seguro no era mejor. Era otra cosa simplemente. ¿Habría un afuera? Lo había cuando entré, pero ¿lo habría ahora? Suponía que el hecho de estar adentro, implicaba que había un afuera. Pero mi vida no podía depender de una mera suposición. Mi olvido debía ser voluntario. Siempre olvido lo que me causa dolor. Y si estaba allí y ya no quería estar más, debía estar sintiéndome mal. Estoy casi seguro de que me habrían obligado a entrar, aunque nunca pongo resistencia cuando algo se me ordena. Nada me es más irritante que las órdenes, pero no puedo evitar cumplirlas. Calculo que si hubiese podido estirar cualquiera de mis miembros la cosa hubiera sido muy otra. Y no sólo por la falta de espacio; seguramente más me preocupaba generar algún roce indiscreto con mi compañero. Hasta ese momento no me había dado cuenta lo espantoso que puede ser un rostro humano de cerca, sobre todo desencajado por el baile. Me negaba a bailar: la música sonaba, mi compañero bailaba. No recuerdo qué clase de música era, pero nos hacía mover hasta transpirar. Las gotas de sudor mojaban el piso y nuestros pies descalzos resbalaban. Me aliviaba el hecho de que no había lugar para caer. Cualquiera en esta situación hubiera preferido estar vestido; yo no. La falta de ropa de algún modo me liberaba. Y si no hubiera sido por mi desnudez, los besos de mi compañero hubieran sido insoportables: me besaba como quien besa la cabeza de un niño. Sin embargo, no trataba de evitarlo, creo. Correr la cara me hubiera hecho hundir aún más en esa cosa tibia y rancia. Sé que salí. No lo recuerdo, pero la orden de que vuelva a entrar me lo hace entender. Nada me es más irritante que las órdenes, pero no puedo evitar cumplirlas.

jueves, 10 de julio de 2008

¡JULIO!... En dequesetratatodoesto.blogspot.com

Un julio lleno de NOVEDADES en dequesetratatodoesto.blogspot.com.
Toda la emoción de un NUEVO BLOG que combina lo más profundo de la filosofía, lo más desafiante de la ciencia y todas las sorpresas de una nueva disciplina...
LLEGA... ATANATOSOFIA.BLOGSPOT.COM!
Un blog destinado a hacer historia. Siga post a post todas las elucubraciones de FEDERICO LISTE Y WALTER DOTI en torno a la posibilidad de la consecución de la inmortalidad física personal.
Para acabar con los razonamientos falaces, los preconceptos teñidos de religiosidad y la mera negación obcecada de la chance de que el hombre logre ser un dios.
Periódicamente, y sin capítulo final... ATANATOSOFIA.BLOGSPOT.COM...
¡AL INFINITO... Y MÁS ALLÁ!

domingo, 6 de julio de 2008

¡A RECARGAR LOS CARTUCHOS!

Investigadores norteamericanos usan la misma tecnología de una impresora de chorro de tinta para imprimir tejidos. Esta nueva técnica abre la posibilidad de crear órganos completos a partir de nuestras propias células que pueden ser trasplantados para sustituir miembros dañados del cuerpo, acelerar el crecimiento de un músculo o permitir una reconstrucción facial. Por Raúl Morales.
La ingeniería de tejidos se está convirtiendo en un campo clave para el desarrollo de técnicas que en unos años pueden revolucionar la medicina. La última contribución de la ingeniería de tejidos es la “impresora de órganos” desarrollada por Vladimir Mironov, de la Universidad Médica de Carolina de Sur y por Thomas Boland, de la Universidad de Clemson, con el apoyo de la NASA o empresas como Canon y Hewlett-Packard. Estos investigadores han usado el mismo mecanismo de una impresora de chorro de tinta convencional para producir tejido vivo en tres dimensiones. Básicamente, lo que han hecho es imprimir capas alternativas de células y un gel para generar estructuras tridimensionales. En este caso, los cartuchos de tinta han sido rellenados con una solución de células. Además, el software que controla cómo ese fluido se descarga del cartucho ha sido reprogramado. La función de papel la hace el gel biodegradable, diseñado en la Universidad de Washington, que se solidifica cuando alcanza los 32 º C de temperatura. Esta técnica podría servir para fabricar “mini” órganos o para probar nuevos fármacos, aunque la idea de sus desarrolladores es que en el plazo de diez años se puedan imprimir órganos enteros, como un corazón , un hígado o un riñón. Primeras aplicaciones La impresión de tejidos es mejor y más rápida que otros métodos para fabricar células y abre el camino para solucionar uno de los grandes problemas de la ingeniería de tejidos: desarrollar una red tridimensional de vasos sanguíneos antes de transplantar células o tejidos. La utilización de esta técnica en el campo de los trasplantes será revolucionaria. La impresión de tejidos permitirá desarrollar, por ejemplo, páncreas bioartificiales para trasplantarlos a un diabético (hay pocos donantes de este órgano y su trasplante es muy dificultoso), acelerar el crecimiento de un músculo para salvar una extremidad o facilitar una reconstrucción facial. Hoy en día, en cirugía plástica es necesario trasplantar músculo de algunas partes del cuerpo del paciente para prevenir una amputación. Imprimiendo vasos sanguíneos sería posible hacer crecer un músculo fuera del cuerpo del paciente para luego trasplantarlo, incluso a partes tan sensibles como la cara en casos de parálisis facial. Principales problemas Según sus desarrolladores, este trabajo es de vital importancia para alcanzar el sueño de crear órganos a partir de nuestras propias células. El principal problema con el que se encuentran es que, por el momento, esta tecnología no es capaz de crear un órgano por el que circule la sangre, aunque sí puede imprimir un tejido de cinco centímetros de grosor (cómo un riñón) en sólo dos horas, incluidos los vasos sanguíneos. El próximo paso es imprimir las partes más minúsculas de un órgano, justamente aquellas que lo hacen funcionar. Si se consigue esto, el ser humano daría un paso más hacia su eternidad.

sábado, 5 de julio de 2008

HACIENDO BANDERA

Considerando tan sólo el diseño y más allá de las simpatías u odios que un país u otro pudieran despertar, ¿qué bandera les gusta más? A mí me seduce muchísimo la Union Jack (Gran Bretaña). Me parece elegante, soberbia, impactante, colorida pero sobria. Un gran diseño.

miércoles, 2 de julio de 2008

PAIDOMENSURA

De la emoción del reconocimiento de lo que fuera habitual, de la sonrisa que surge al recordar súbitamente los objetos olvidados en el momento mismo de verlos otra vez, de la nostalgia de recorrer los espacios que recorrió el niño que fuimos; de todas las sensaciones que surgen en vórtice al volver a los lugares que fueran habituales en nuestra infancia, una se muestra como más sorprendente, como más inverosímil, como más increíble. Se trata de la impresión que nos causa la comparación entre nuestra percepción actual de la dimensión de los espacios y aquella que guarda nuestra memoria infantil. Todo parece desde la mirada adulta risueñamente más pequeño. Las paredes y las rejas inexpugnables podrían ser ahora superadas casi sin esfuerzo; los infinitos pasillos, cruzados en tres pasos; las alturas que causaban vértigo se reconocen mirando hacia abajo. Nuestra perspectiva cambia y cambia con ella el valor que otorgamos al mundo. De niños tenemos nuestra propia norma, nuestro propio patrón; percibimos nuestro ámbito desde nuestro pequeño enfoque y juzgamos que todo es gigante, enorme. Pero no sólo hablamos de espacios, de alturas, de anchos, de largos. Igual nos representamos el futuro, nuestro futuro, nuestras posibilidades, nuestras metas, nuestros sueños. Desde el fondo del pozo del tiempo, en cuclillas, miramos hacia arriba y vemos nuestra adultez por venir. Vemos su luz y su magnificencia, vemos su brillo y su suntuosidad. Soñamos. Sin embargo, inevitablemente crecemos y nos instalamos en el hoy que ayer fuera mañana. Y notamos que este ahora no es tan grande como se veía de lejos, que nuestra realidad, representada enorme en la niñez, se ve ahora exigua, menguante, pequeña. El cotejo de los puntos de vista explica por qué todo recuerdo es triste.