sábado, 23 de agosto de 2008

DORMIR

Algunos pequeños movimientos, acomodarse incómodamente previendo la posición en que quedará el cuerpo después de que se relajen los músculos, después de que se afloje la tensión. Cerrar los ojos; comprobar que esa no es la disposición buscada. Buscar otra, desparramarse, volver a abrirlos, acomodar la almohada o lo que sea que sostenga la cabeza. Girar hacia el otro lado.

Los sentidos nacieron para la conservación y los sentidos son la vigilia; abandonarla es abandonar el alerta, exponerse al peligro, a la muerte, a la desaparición. Pero la vigilia permanente sería demasiado ardua; una condena, un sacrificio imposible. La tensión se resuelve con un mecanismo de seducción: el sueño es opio que embriaga y vence, sugestión que debilita la resistencia de nuestras defensas y a la que nos entregamos mansos.
Se sueltan pausadamente las cuerdas que tensan nuestro mundo representado, se corren los nudos de ese plexo ordenado y el universo entero colapsa como una gran carpa de circo a la que se le fueran quitando una a una las estacas, como un viejo disco de vinilo que se detuviera sin la energía que lo impulsa. La realidad se diluye, las formas puras del tiempo y del espacio; las causas se pliegan sobre los efectos y el cuerpo - que también es parte del mundo - se afloja, se vence, se achata sumido en un goce profundo que lo ocupa todo haciendo que no importe nada.
Dormimos en dos dimensiones; la ilusión quiere recrear la tercera perdida: eso es soñar.

ACTITUD PROACTIVA

Diría mi padre: "Los problemas se resuelven en la medida en que se presentan". Somos libres, absolutamente. Tenemos las riendas de nuestro destino. Nos consuela crearnos la ilusión de que hay cosas en nuestra vida que no dependen de nosotros.

miércoles, 20 de agosto de 2008

¡SANTO REMEDIO!

Hay problemas que explotan súbitamente sin darnos tiempo a reaccionar: nada que hacer. Otros se nos han vuelto crónicos sin darnos cuenta: también parece que no hubiera nada que hacer. Error.
Las cuestiones que cargamos sobre la espalda durante años surgen de vicios, de la repetición automatizada y constante de procedimientos que juzgamos necesarios, inevitables, imposibles de ser modificados. La receta que cura esta enfermedad, el freno a esta inercia de reflejos condicionados, radica en un paradójico acto en que la voluntad que se impone sobre sí misma: Se trata de hacer lo que no haríamos de ningún modo.
¡Y santo remedio!

martes, 19 de agosto de 2008

SEÑAL

"Advertido el ruido de tus propios pasos al andar. Esta es la señal de la muerte inminente o de tu desgracia"
Liber Hermetis Trismegisti

lunes, 18 de agosto de 2008

LA SUTIL DIFERENCIA ENTRE UN NERD Y UN ESTUDIOSO

La educación en la Argentina carece de sentido. Digo "sentido", "dirección". Se cree que la preparación académica es una finalidad en sí misma y no un medio para arribar a una meta. Pero dieciocho años en claustros sería demasiado por mero amor al conocimiento. Se estudia para tener una especialización que posibilite el desempeño en una tarea de la que uno va a vivir. Y esto debería estar presente en la mente de los padres, de los alumnos y de los educadores desde el primer día del jardín de infantes. Cada paso debería estar planificado para el arribo a este objetivo. No hablo de alinear los objetivos educativos a determinado proyecto de país – poner el barco en dirección de la preparación técnica, como se hizo en la década del ´60 – sino de desplegar el abanico completo de los intereses humanos pero de una manera realista y provechosa. Pero nadie habla de dinero.
Repito: se estudia para tener una especialización que posibilite el desempeño en una tarea de la que uno va a vivir. Y vuelvo a repetir: pero nadie habla de dinero. El conocimiento es algo impoluto, etéreo, que parece no tener que ser ensuciado con viles referencias al valor metálico. Todas las carreras deberían, en cambio, dedicar al menos un intensivo año a otorgar educación financiera general y específica del desempeño de la tarea para la que preparan. Pero esto no sucede ni siquiera en las carreras que más directamente apuntan a las cuestiones de mercado.

Pero no es este un mal universal. En los países del primer mundo no se ha perdido la especificidad de la tarea de los establecimientos educacionales. Y los estudiantes se toman su formación tan en serio como la vida misma, porque saben que de aquélla dependerá ésta. Por eso no se ridiculiza a quien pone todo su empeño, su energía y su entusiasmo en aprender. Allí se hace un distingo entre el alumno empeñoso y el "nerd". El "nerd" es aquel para quien la existencia se reduce a los libros, que no tiene vida social, que es un imbécil aunque aplicado, un mediocre pero efectivo. Aquí es lo mismo el "traga" que el estudioso. No hay sutilezas semánticas porque educarse carece de todo sentido, exceptuado aquel de la aprobación social del que ha cumplido con la totalidad de una serie de pasos probadamente inútiles. Esta es una señal. Otra la da la existencia de profesores particulares. Si se fuera a la escuela para aprender, si se cursara en la Universidad para adquirir un conocimiento aplicable y no sólo "porque sí", obteniendo el título por el título mismo; si la educación fuera concebida como un medio, se aceptaría la instancia de evaluación con agradecimiento; se fallaría con la mente puesta en que de los errores surgirá el acercamiento a la perfección. Y no podría existir siquiera la idea de un apoyo escolar externo, que evidencia que el objetivo es cumplir con la exigencia social de permanecer en la escuela. La cuenta de las materias no sería negativa "me quedan dos", sino absolutamente positiva "metí veintiocho".

Se dirá que hay una cúpula dirigente que no quiere dar paso al crecimiento económico de la población. Paranoia. Este asunto radica en la médula misma del imaginario social: hay mucho platonismo, mucho cristianismo, mucho prejuicio pobrista, mucha incapacidad para concebir el crecimiento económico como un elemento fundamental para dignificar la vida humana. En vez de forzar la realidad con sistemas políticos carentes de realismo, en vez de gritarle el viento reclamando que es injusto que las cosas sean como son, es mejor aceptar la invariable dinámica del Universo y actuar en consecuencia: no soñar con la meta utópica de la distribución de la riqueza y sí con la mucho más productiva del reparto del acceso a la riqueza: educación (como medio) para todos.

OOPARTs

Un OOPART es el acrónimo para el inglés Out Of Place ARTifac, es decir artefacto fuera de lugar. Hace referencia a ciertos objetos arqueológicos que, encontrados allí donde se encuentran, constituyen un anacronismo. Wikipedia lista 20 objetos que de ninguna manera podían estar donde efectivamente se encontraron.
Un ejemplo son las Calaveras de Cristal de Yucatán y Belice, piezas talladas en cristal de cuarzo y atribuidas a la imposible manufactura de pueblos precolombinos.

Se trata de algo muy interesante, pues da lugar a conjeturas múltiples y variopintas como hipótesis de resolución de los enigmas que generan: desde presencias extraterrestres hasta viajes en el tiempo.

¿Qué OOPART imaginado les gustaría encontrar, dónde y por qué?

domingo, 17 de agosto de 2008

ACLARACIÓN

No es incorrecto decirle "americanos" a los ciudadanos de los Estados Unidos, pues así se llama el país: Estados Unidos de América. Estamos ante un error tendenciosamente extendido. Impugnar el uso del gentilicio argumentando una adjudicación impropia a favor del imperialismo es tan absurdo como hacerlo con "brasileño", dado que esta república se llama oficialmente "Estados Unidos del Brasil" (Lo mismo sucede con México). El continente entero se llama igual que el país del norte.

sábado, 16 de agosto de 2008

HAMLET, THE MILD CIGAR

Una muestra de la clásica campaña publicitaria de cigarrillos "Hamlet": no siempre las cosas salen como uno quisiera. Para esos momentos, "Hamlet, the mild cigar".

LEER

No voy a negar que prefiero ver la película a leer la novela. No voy a negar tampoco el hecho de que, como decía Fontanarrosa, un libro largo me parece una falta de respeto por parte del autor*. Quienes me conocen saben que creo que leer es lento y aburrido; que no hace falta leer para pensar y generar ideas; que la civilización occidental persistirá a pesar de que los jóvenes lean poco. Sin embargo, hay dos aspectos de esta extraña actividad humana que me resultan poderosamente intrigantes, casi obligándome a suponer - como suponen quienes sucumben ante la pereza mental - que son generados por alguna clase de proceso mágico.
En primer lugar, me subyuga la idea de que mi repaso visual y mi interpretación de una lectura pongan en movimiento a un personaje que espera allí, en un letargo eterno, una voluntad ajena que lo anime. En alguna dimensión de la realidad está Don Quijote congelado en una determinada y tal vez incómoda posición sobre su caballo, y el avance de mi vista entre las letras de la novela (que es su vida misma) lo hará comenzar la marcha hacia su amada. Allí están también los agentes de la policía que vinieron a comunicar a K. su infracción a las leyes, aguardando que alguien lea y, como si se tratase de la orden de uno de sus superiores, se les permita seguir adelante con su operativo. Quien lee otorga un hálito vital que pone vidas en marcha: ¿Habrá un lector que lea a los lectores?
El segundo aspecto sorprendente de la lectura hace hincapié en el inverosímil hecho de que los textos sean soportes de transmisión de las emociones. El ámbito de la vida interior, nuestros setimientos, nuestros estados de ánimo, nuestras sensaciones , nuestro dolor, son nuestros en cada caso y parecen haber nacido con el sello de la intransferibilidad. No podemos tocar a alguien y pasarle, por ejemplo, nuestra alegría, ni podemos tampoco extraerle el dolor con una sonda. Sin embargo, un artilugio de fina tecnología, consistente en una serie de manchas de tinta desperdigadas en una hoja de papel contrastante según el patrón de una serie de signos arbitrarios (o convencionales, si se quiere: una convención es una decisión arbitraria tomada por muchos), permite a quien lo labra depositar allí su mundo interior para que pueda ser trasladado por el espacio físico hasta donde otro (u otros) que, tan sólo decodificando esta presentación, podrán entrar en un espacio que la naturaleza diseñara unipersonal.
Leer es volver a dar vida; y escribir, volcarse uno en la espera de que sus emociones sean leidas, sean re-vividas. Este es el aspecto de la práctica literaria que se liga a la inmortalidad: el eterno retorno de lo mismo, de los mismos hechos, de las mismas vivencias, pero cada vez renovado el combustible, renovada la voluntad que los anima.

*Según el gran humorista rosarino, escribir un libro demasiado extenso equivale a que alguien nos dijera: -"Te tengo que contar algo. ¿tenés dos semanas?". Evidentemente, una falta de respeto.

viernes, 8 de agosto de 2008

¡DEPORTES EN EL RECUERDO!

PARA LA PAZ, LA VIDA ETERNA

rECHAZAN EL MUNDO, SU DEVENIR, SU EXUBERANTE PRODIGALIDAD. nO ENTIENDEN, SE EQUIVOCAN: BUSCAN AQUIeTAR EL CONFLICTO, PERO EL MUNDO ES CONFLICTO. bUSCAN DOMAR A LAS BESTIAS, PERO LAS BESTIAS NO SABEN DE CADENAS. BUSCAN LA PAZ, PERO TODO ES GUERRA )pOLEM PARTER PANTOS(
qUIEREN DIBUJAR UN MAPA CON LINEAS RECTAS: QUIEREN CONTENER EL MAR CON LAS MANOS. pROPONEN EL ORDEN, QUE NO ES NADA; LA PERFECCIÓN, QUE NO ES NADA; LA IDEA, QUE NO ES NADA. pROPONEN LA MUERTE, ESCUPEN EN LA CARA A LA VIDA.
mUNDO, DEVENIR, PRODIGALIDAD, CONFLICTO, BESTIAS, GUERRA, IRREGULARIDAD, MOVIMIENTO: vida.
sER, CONTROL, CADENAS, PAZ, LINEAS RECTAS, CONTENCIÓN, ORDEN, PERFECCIÓN, IDEA: muerte.

lunes, 4 de agosto de 2008

5 de agosto de 2021

¡Hola Ian! ¿Viste qué jóvenes que estamos? En este presente nuestro que está siendo registrado por la cámara, vos todavía no has nacido. Estás en la panza de mamá. Pero si todo ha salido como lo planeamos, hoy estarás cumpliendo tus primeros dieciocho años y asistiendo a esta cápsula del tiempo que, muy anticipadamente, te preparamos como regalo.
No sé ni siquiera si yo estaré ahí a tu lado en el momento en que mis palabras vuelvan a hacer vibrar el aire… si estás ahí, viejo Walter, ¡te deseo que se hayan cumplido todos mis sueños! Mamá siempre dice que los 31 de diciembre no hay que desear feliz año nuevo, sino feliz año pasado. Desear que el que se fue haya sido para todos un año inolvidable. Por eso lo mejor que puedo decir en esta ocasión es, no que vayas a tener un cumpleaños feliz, sino que tu vida haya sido feliz hasta ahora. Que esa niñez pasada que va a venir sea digna de nostalgia.
¡Pero, ojo! Nada de reivindicar el pasado. El pasado siempre fue peor, no lo dudes. Vos dirás que digo esto porque no estoy viendo la imagen que tengo en tu presente, con el pelo impesablemente canoso y una panza demasiado abultada para un cuerpo siempre flaco. ¡Te apuesto lo que quieras que todavía tengo muchísimo pelo!. ¿O estoy muerto? Si es así, se daría una situación muy paradójica porque no quiero que esto te traiga tristeza, pero a la vez ¡espero que estés triste! Además, es muy loco porque, contrariando al gran René, del hecho de que ahora esté pensando, no se desprendería mi existencia : “Pienso, luego no existo”. Igual estaría muy feliz si no entendés este chascarrillo filosófico porque esto significaría que no te perdiste como yo en el camino de los infelices.
Me pide tu vieja que te deje un mensaje. No me gusta mucho la idea, porque ante estos pedidos uno se vuelve sentencioso y cursi. Pero bueno, hay que darle un cierre a esto y lo voy a hacer con un consejo que por ahí te suena extraño. Pero no importa, escuchalo lo mismo. Me gustaría que no seas un hombre de principios. Que hayamos podido en estos dieciocho años que vendrán haber logrado que te alejes de la imagen de las personas que se manejan por certezas; que luchan y mueren por certezas. Prefería en cambio que fueras un hombre de ideas, de esas que pueden variarse, cambiarse, abandonarse, recuperarse años después. Y no que mueras por ellas, sino que vivas con ellas. Los principios son demasiado rígidos como para adaptarse a este vertiginoso y exuberante mundo. Casuismo en vez de normas, situacionismo en vez de imperativos, flexibilidad en vez de rigidez: ideas en vez de principios.
Bueno viejo, basta. Ya me puse en predicador. Diría que lo hago porque en definitiva es lo único que te voy a dejar. Pero no, no voy a ser tan afectado: voy a laburar para dejarte tres locales en el centro, dos departamentos y algún fondo de comercio rentable. ¡Esa...!, ¡esa será mi única herencia!
Te queremos mucho, a pesar de lo mucho que nos hiciste renegar en esa adolescencia que todavía no llegó.