jueves, 29 de enero de 2009

CONSIDERACIONES INTEMPESTIVAS ACERCA DE LA INTELIGENCIA

Dejando de lado la ampliación conceptual que la inteligencia ha tenido en los últimos 30 años hacia los aspectos de lo emocional – corrimiento a mi juicio perfectamente atendible porque convierte a ésta en una capacidad integral – lo cierto es que los aspectos lógico-matemáticos de esta facultad son los que popular e institucionalmente son considerados determinantes como criterios objetivos de evaluación general de las potencialidades cognitivas personales.
Así como el tiempo se define como aquello que miden los relojes, si se pregunta qué es la inteligencia la respuesta vendrá por los resultados que arrojan ciertos test legitimados a tal efecto. Una serie de ítems (preguntas o ejercicios) pondrán a prueba la capacidad de procesar lógicamente la información adquirida y aplicarla a situaciones novedosas. Básicamente, el recurso común a todos estos modelos es presentar ciertos datos de modo que las relaciones que guardan entre sí no resulten evidentes de suyo. Así, el operador deberá barajar y seleccionar entre una serie de hipótesis que intenten brindar una resolución eficiente del caso, considerándose que ha conseguido un desempeño exitoso si es que ha podido dar con la relación que el creador del ejercicio pretendió ocultar. La rapidez de la maniobra será otra variable mensurable que se proyectará directamente en la evaluación de la prueba.
Ahora bien, en mi opinión hay un aspecto que en estas mediciones no es tenido en cuenta y que podría ser crucial para la determinación del grado de inteligencia de un individuo (claro que de ser atendido comportaría, seguramente, una redefinición del concepto). Se trata de la capacidad de establecer hipótesis para ser sometidas a prueba.
El hecho de que una determinada conjetura resulte coincidente con aquella relación en la que el creador del ítem haya pensado se explica mejor como una casualidad o como el fruto de un ejercicio reiterado de ensayos y errores en relación a pruebas normalizadas que como un gesto de brillantez. Pues a priori ninguna hipótesis es más atinada que otra.
V. g., dada una serie cualquiera, a saber, “1, 2, 3…”, si se nos solicita que completemos el espacio siguiente podremos conjeturar que la pretensión implícita es que coloquemos el número 4 y, de modo casi seguro comprobaremos que hemos comprendido la relación que unía al primer elemento con el segundo y al segundo con el tercero. Sin embargo, bien podría suceder que la relación oculta fuese más compleja y que se buscase que notáramos que el 2 representa el doble de su antecesor (100% mayor), al tiempo que el 3 es tan sólo un 50% superior al número antepuesto (2). Con ello, es presumible que después del 3 debería colocarse un 3,75, cifra que representa un incremento del 25% respecto a 2. Así satisfaríamos la serie proporcionalmente decreciente de aumentos entre los elementos involucrados: 100%, 50%, 25%.
Como decíamos, con independencia del contraste con los resultados preestablecidos, ninguna hipótesis plausible tiene preeminencia por sobre otra. De hecho, aunque en el ejemplo la solución por vía de aumentos correspondientemente descendentes parece ser más elaborada, hay un alto grado de posibilidades de que la respuesta a la que obliga sea considerada errónea en un test de inteligencia. Pareciera entonces que no hay una relación estricta entre la resolución “correcta” de los ejercicios de un examen objetivo y la capacidad que funda tal desempeño.
Propondremos, en cambio, otro criterio que bien podría determinar un nuevo concepto de inteligencia y el diseño de nuevos métodos proyectivos: el grado de desempeño en este aspecto debería fundarse en la capacidad para formular hipótesis varias que den cuenta de modo plausible de las relaciones entre componentes aparentemente inconexos. Será más inteligente quien más conjeturas lógicamente estimables pueda establecer respecto a la resolución de un problema.
Una de las ventajas de esta tesis radica en que elimina el componente mecánico de la resolución de tests - rasgo que parece ser útil para diferenciar, por ejemplo, máquinas de hombres – pues la formulación de hipótesis respecto a situaciones inéditas no puede repetirse memorísticamente, ni aprenderse extrapolando modelos de solución utilizados anteriormente (cosa que sí parece dable bajo la concepción vigente, donde los miembros de las sociedades que reúnen a individuos que obtienen resultados superlativos en las pruebas de desempeño cognitivo se “entrenan” constantemente para mantener y superar los resultados conseguidos anteriormente. Esto podría explicar, incluso, el curioso fenómeno denominado Efecto Flynn, sin recurrir al expediente de considerar aspectos como la nutrición, la composición familiar, etc.). Por otra parte, integra de modo elegante al concepto de inteligencia las características de la creatividad y de la imaginación, que muchas veces parecen desvinculadas o ajenas, pero que se reconocen intuitivamente como relacionadas a las personas que no dudaríamos en calificar de inteligentes.

15 comentarios:

Walter L. Doti dijo...

¡Qué jodido comentar eset post, che! Pero bueno, pongo a prueba su ingenio y su imaginación que, como acordarán ahora, no son más que la inteligencia.

Fogel dijo...

De chico siempre me gustaron los test de inteligencia y velocidad mental, no sé a cuento de qué, dado los paupérrimos resultados que siempre obtenía. Supongo que me motiva la curiosidad, las ganas de conocer cuanto dá esta máquina que llamamos cerebro, cómo si fuera un auto nuevo, y lo que descubrí en mis años de investigación es un punto que no se ha tenido en cuenta vuestro "post" y se refiere a la condición en la que se evalua al indivíduo en cuestión: lease mucha presión, una situación límite o un ambiente distendido y sin prisas. Hay personas que pueden resolver complicadísimas secuencias o problemas de lógica en segundos, pero son incapaces de saber para donde correr o a que número teléfónico recurrir en caso de una emergencia, y más aún, si consideramos que calcular velocidad del viento, peso y angulo de una pelota de cuero, la potencia del golpe y la distancia del arquero hasta el angulo izquierdo, sumado a otros factores como para donde está mirando el cuatro de ellos y las señas enloquecidas del director tecnico, podíamos decir que un nueve habilidoso ejecuta en fracción de segundos complicadicimos calculos para embocar la pelota justo ahí, donde tejen las arañas su tela. Los quiero mucho a todos y perdón por lo extendido del comentarío, pero es que estaba apurado. Abrazos mios

Fede dijo...

Muy interesante. NO lo había pensado, si bien los test de inteligencia me dieron siempre cierto cosquilleo, cierta incomodidad.

PD: Me detengo un segundo a pensar qué habrá detrás de este post y creo que:

1) Le fue mal en los test de MENSA.
2) Creo un nuevo test y quiere promocionarlo.
3) Tiene una amante a la que quiere convencer de que "tan tonta no es", por eso que han dado en llamar "caballerosidad"
4) Quiere convencerse a usted mismo de que "tan tonto no es" por eso que han dado en llamar orgullo
5) Quiere ganarse 2 puntitos de IQ
6) Supone que sus oosts son inabordables y quiere hacer que sus posibles lectores no se sientan menospreciados, por eso que han dado en llamar condescendencia
7) Recibe una beca del Ministerio de Educación por referirse a este tipo de temas
8) Recibe una beca del Ministerio de Economía por no referirse a cuestiones económicas.

PD2:

Por cierto:

1,2,3...

La serie, lógicamente, sigue por el 5, porque: 1+2=3, luego: 2+3=5, sigue el 8, porque: 3+5=8, etc.

La serie, lógicamente, es la siguiente: 1,2,3,2,1

La serie, lógicamente, 1,2,3... ¡Fuera! ¡Ganó Karadagián!

Etc.

Walter L. Doti dijo...

Fogel, querido, el pueblo está contigo: Es cierto lo que nos dice. Sin embargo, podríamos encuadrar la cuestión bajo la concepción que reconoce hasta siete dimensiones de la inteligencia. Yo coincido con este enfoque en términos generales. Sin embargo, me atuve aquí puramente a la cuestión de la medición de las capacidades cognitivas vinculadas con lo lógico-matemático.

Fede:
1) Odiado por no haber podido descubrir que su primer acertijo hacía referencia a GIDE, corrí hacia la página de MENSA, donde calmé mi ansiedad al poder resolver exitosamente los 18 ejercicios que esta asociación proponía como requisitos para evaluar de modo general si uno podía o no tener posibilidades de entrar en esta sociedad.
Sin embargo, sólo a la mitad del proceso encontré un método para solucionar los enigmas de modo veloz. Pongamos que los primeros 8 me llevaron 6 minutos y los últimos 10, tan sólo 120 segundos.
Ahora bien, si la casualidad obraba de modo tal que la revelación del método se me hiciera clara cinco minutos después, ¿se diría que yo era menos inteligente?. Por otra parte, si yo hubiese sido advertido de esta clave un par de días antes, logrando al momento de resolver el test cumplir con todos los ítems en 2 minutos, ¿podría considerarme un superdotado?
En mi opinión, la inteligencia humana tiene unos límites muy definidos, pero tales límites son infranqueables. La agudeza o la mayor capacidad para las pruebas estandarizadas, para la lógica, para las matemáticas o para lo que fuera es tan sólo cuestión de entrenamiento.
2) Los test, signore, los crea Ud.
3) El que una mina quiera ser amante mía demuestra automáticamente su estupidez.
4) La lengua se mueve por donde duele el diente.
5) La mejor forma de ser inteligente es decretar una definición de inteligencia a la medida de uno.
6) El que me conoce sabe que los demás me importan un pito.
7) Haría honor al otorgamiento de una beca estatal investigando los brotes de fiebre amarilla entre los deficientes mentales pertenecientes a las tribus nómades del noroeste de la provincia de Salta, durante la última década del siglo XVIII. Hay que seguir una línea.
8) Me gusta la idea de las becas negativas: le pagan a uno para que cierre la boca.

A la PD 2:

Me dijo Cabak que después de 1,2,3... sigue OUT!

Pil dijo...

La prueba es de entrada erronea:

No es: 1,2,3

Es: 1,2... Ultra-vio-len-to-o!

•Miserable Fan• dijo...

abstraaaaaaaaact!!

consideralo mas que seriamente en estos posts extremadamente largos

estoy de mal humor porq catupe no viene ni a las toscas...todo cancelado! ¬¬

Ego... dijo...

¡Vaaaya! ¿Has leido al respecto?? Los tiros ultimamente van por ahi.Ya pasó de moda el tópico de "la inteligencia es lo que miden los test de inteligencia"
Resolver problemas y aportar alternativas (y la creatividad) yo lo considero algo menos inhumano que calcular y completar.
Y lo dice un psicólogo, que tests ya ha pasado más de uno y más de dos...

¿Has ojeado algo lo de las inteligencias múltiples?? Es otro enfoque que empezó a conseguir que se dejase de usar solo el CI para clasificar a las personas.
Yo estoy de acuerdo en que la inteligencia ha evolucionado mucho y yo cuando hablo de ella lo hago en términos menos restrictivos.
Me gustó mucho este tema...
Un saludo

cacho de pan dijo...

quizás mañana lamente haber confesado lo que voy a confesarle hoy: mi inteligencia no encuentra ningún comentario inteligente para este post, salvo que a veces, Walter, usted me da miedo.
¿Cómo que los demás no le interesamos?
Y entonces yo que soy para usted?
un vulgar cacho de desinterés?

Calderondelabarca dijo...

Cuando fui a retirar las conclusiones de mi Test, el tipo me dijo : " No le explico los resultados, porque Ud. no podría entenderlos...y para la proxima vez que se quede encerrado le digo que eso se llama picaporte..."

Calderónimo dijo...

Flynn, Hersmten y Murray participaron cuando adolescentes en "Happy Sunday" y ni siquiera pasaron el repechaje... Ahora producen " The Last Passenger" que es un cañonazo...

Luc dijo...

Admito que soy un pecador y leí su post en clave platense (como Ud. me enseñó: apreciando las diagonales). Si no entendí mal busca una valoración del ingenio y la inventiva en esos tests. Luego de hacer el de mensa por 3ª vez y haber conseguido la posibilidad de obtener la membresía tuve otra reflexión. No sé si de lo que adolescen esos tests es de una valoración de la capacidad para hipotetizar sino otra cosa, de la capacidad para llevar a cabo actos. Creo que las inteligencias son múltiples y un genio absoluto sería aquél que las reuniera todas: verbo-lingüística, lógico-matemática, artística, motriz, etc. Yo evaluaría la capacidad para hacer. Lichtenberg tiene una frase genial que es:

"Era tan inteligente que no servía para hacer nada".

Idea dijo...

Atractivo el cambio, de la inteligencia no me atrevo a opinar, me remito a leerlos y a desearles "suerte empila"

Morgenrot dijo...

Interesante reflexión, Walter, sobre la posible ampliación o modificación de unas pruebas que, en muchas ocasiones, no miden el conjunto de todos los elementos que pueden concurrir en lo que llamamos inteligencia.
Supongamos un ejemplo, hay determinados individuos con una capacidad mayor para ganar dinero, es lo que se dice " la inteligencia de ganar dinero ". Me parece que esto no se mide en un test de inteligencia y existir, me consta.

La inteligencia práctica, o el saber adaptarse a las circunstancias externas obteniendo el mayor rendimiento posible al conjunto existente, tampoco es evaluable en los test.

Sin ser experta, que creo se nota, concluyo que los test sólo miden determinadas capacidades mentales y , muchas veces, erróneamente porque el individuo está más que entrenado.

Saludos

carolinapé dijo...

Siempre me pareció pobrísima la idea de medir la inteligencia del individuo, sólo tomándola y evaluándola obviamente como coeficiente intelectual.
Lo tan automático o tipo fórmulas (no sé como explicar)

Y ...soy una convencida de que la inteligencia emocional .
Como q no existe! En el plano de los afectos digamos y el como él hombre se lleve con este tema tan vital. Y de acuerdo a esta inteligencia, pueda ir saltando escollos q lo van haciendo más sabio , y en definitiva y x sobre todo más feliz!

Ahora lo q nunca me plantié es formas de medir esto, q es más q interesante: "capacidad para formular hipótesis varias que den cuenta de modo plausible de las relaciones entre componentes aparentemente inconexos". Si bien sé que esta capacidad está denotando una inteligencia muy rica y valiosísima.

En fin, no me puse a pensar nuca en eso.:( nunca. Si la podemos medir, y como y demás.

Interesante lo suyo!

Mis Salu2 para tí y buen día tenga!

Y Creatividad e imaginación , por supuesto otras cualidades q denotan inteligencia, porque no es noticia , pero hay varios tipos de inteligencia y ud lo debe saber! mejor q io!

Darth Tater dijo...

Querido Walter,

Mi inteligencia no me permite recordar si ya le he deseado un MUY FELIZ AÑO 2009!!! Si ha sido así, pues de nuevo se lo deseo, si no, perdone la tardanza, es que mi inteligencia ha salido de viaje y no ha regresado...
Oiga, qué interesante post, yo siempre he sido una buenaza para eso de las series numéricas pero éso no me hace inteligente, o sí? Más bien inteligente es aquel que como apunta Luc, no hace nada. Los vagos, amigo Walter, son los seres que mejor ocupan su inteligencia, sea ésta mucha o poca. El uso que le damos a la inteligencia es lo que vale porque si no, ¿de qué sirve la inteligencia per sé?
En fin, un abrazo y seguiré su consejo de cambiar el diseño de mi blog, ¡el rosa me hace parecer tonta!