lunes, 19 de enero de 2009

ELOGIO DE LA SOBERBIA

“La humildad es la virtud de los que no tienen otra”, he escuchado decir alguna vez. Yo digo más: la humildad es la virtud que impedirá siempre hacerse de una nueva virtud.
Quien encara una empresa, un desafío de la índole que fuera, necesita como condición necesaria para lograr una mera chance de éxito, el estar poseído por el fuego sagrado de una impertinente altivez. Quien escriba debe creer mientras lo hace que lo que sale de su pluma es lo más alto a que puede llegar la creación humana en ese terreno. Quien vaya a patear un penal debe sentirse infalible; pero quien esté en el arco tiene que aferrarse a la idea de que provocará la paradoja de no poder ser superado jamás. El que invierta sus ahorros en un negocio debe, para vivir la posibilidad de superar el fatídico primer año en que se determina si habrá o no un segundo, pensar que no hay competidor posible, que la vía tomada tendrá la fortuna como estación terminal.

Si uno recorre la historia del mundo, la historia de sus ideas, de sus revoluciones estéticas y políticas, de los inventos, de la literatura, de la filosofía, de la economía, de la creatividad, de la moda, de las empresas, notará que todo golpe de timón, que todos los virajes que han hecho de la ruta de la humanidad un camino más complejo e interesante, han sido obra del entusiasmo desmedido y la terquedad insolente de personas no dispuestas a detenerse ante las paredes levantadas por los promotores de una prolija y eficiente mediocridad; no dispuestas a frenar su empuje a favor de una tendenciosamente ponderada humildad.

Ya habrá tiempo luego para que la realidad nos ponga en el lugar que nos corresponde. La obra terminada se enfrentará al mundo y probará si está apta o no para sobrevivir. Y sólo allí y en la medida justa ejerceremos nuestra modestia, si correspondiera. Pero nunca antes, nunca en los procesos creativos cuyo combustible único es – debe ser - la audacia más plena.

Escuchar las voces que recomiendan las cabezas gachas y la prudencia, termina inevitablemente en la constatación de la inutilidad de todo esfuerzo, de todo primer paso: nunca llegaremos a las alturas de los ya consagrados. Pero los ya consagrados fueron sordos a esas voces. No los detuvo el olor rancio del nihilismo. Supieron que el placer de hacer es todo el sentido que una empresa necesita; no superar a otros, no ser los mejores: tan sólo el placer de hacer.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Coincido con usted Sr Doti pero junto a la soberbia recataría también a la ambición. Qué mala prensa han tenido ambas!!!

Eugenia dijo...

¡¡No vale Anónimo!! ¡Acá la única que le dice Doti soy yo! :)
Me gustó mucho el post, y coincido con sus palabras. Me hizo recordar unos pasajes del libro "El hombre mediocre" de José Ingenieros. Sólo aquellos que visualizan la meta y están convencidos de que lograrán lo que desean más allá de lo que diga u opine el resto, triunfarán. Es sólo cuestión de tiempo, pero inevitablemente tendrán éxito.

Besos

Ego... dijo...

¡Vaya! Y yo me creía humilde y ahora resulta que no... porque siempre aspiro a mejorar y, en muchos aspectos, hablo bien de mi...
No sé, creo que entendí mal...
Un abrazo, Doti (jajaja)

Fede dijo...

Excelente texto; si hasta parece que lo hubiera escrito yo.

maria b dijo...

¡¡Soberbio texto!! Me gustó mucho, la soberbia opuesta a la tibieza, a poner pocas fichas, a jugarse poco.

cacho de pan dijo...

amigo Walter: ha dado usted en el clavo. Yo soy tan humilde que no sabe cuanto me cuesta reconocer mi genialidad.

(Un chiste fácil. Comparto su pensamiento, por supuesto)

Nicolás Hochman dijo...

De acuerdo. Y me parece que habría que rescatar otras palabritas vapuleadas por la Magna Historia; a saber:
INCESTO
PROXENETA
GULA
MAZINGER Z

Aldous Lape dijo...

Imaginación al servicio de uno mismo. Deje volar su imaginación y cree y crea en su propia persona.

DavidM dijo...

I love the kitten/lion. I really like your site, but I don;t't speak Spanish at the moment...
How do you shut off the overall music so I can listen to the YouTube selections?

(By the way, I have the album that you use for your music on your site, and I like it.)
Gatorindo