miércoles, 27 de mayo de 2009

UNA UTOPÍA CONTEMPORÁNEA

.
¿No estamos viviendo en una suerte de utopía? Sé que cualquiera que lea esto me acusará de ser ciego a las enormes desigualdades que se dan en este mundo capitalista nuestro; pero, ¿cómo calificaría a nuestra forma de vivir un individuo del siglo XVII?, ¿No desearía como ideal un mundo donde la mortalidad no fuera del 30%, sino de menos del 1 por mil?, ¿donde el promedio de vida fuera superior a 70 años y no menor a 30?, ¿no soñaría con un mundo donde el 30% está por debajo del nivel de indigencia en vez del 90% histórico?, ¿donde que alguien muera a manos de otro nos escandaliza, porque hemos llegado a la conclusión de que no es una buena idea matarnos entre nosotros?
.
Por supuesto, que el 30% de la población mundial sea menos que pobre no es poca cosa. Es más, que esta sea la suerte de una sola persona no parece tampoco aceptable. Pero la desigualdad está allí porque el Universo mismo es injusto. Me parece muy bien bregar por achicar los índices de sufrimiento, pero ¿no se vive hoy día, en esta injusta sociedad capitalista, mejor de lo que se vivió nunca? Los planteos utopistas tienen por fondo la nostalgia por la vuelta a una época dorada que habría existido alguna vez. Pero, ¿Alguien puede ubicar esa época?
.
Pregunto: ¿No estamos viviendo en una suerte de utopía?

13 comentarios:

Aldous Lape dijo...

universo injusto o desconocemos sus leyes ?

vfedor dijo...

los porcentajes, los índices, reflejan maneras de cuantificar los presuntos efectos de una misma versión de "hombre", como causa.

Aldous Lape dijo...

por eso dicen que es el fin de las utopías ? habremos llegado a casa ?

Fede dijo...

Leyéndolo y (sobre todo) leyendo los comentarios, creo descubrir que hemos vividos durante siglos una gran confusión. No debemos confundir el Edén o Paraíso Terrenal con una Utopía. La Utopía es siempre un sistema político y social ideal, inmejorable, si se quiere, es decir, perfecto, pero jurídicamente, no fácticamente.

Ninguna utopía puede garantizarnos que en el mundo no habrá más maldad o egoísmo, que no habrá más psicópatas ni pederastas y, mucho menos, que la gente no se enferme de cáncer, muera en algún accidente o sufra de hipertensión.

Y haríamos bien en extender este razonamiento, no sólo a las utopías, sino a los sistemas políticos y económicos ya existentes. A mí me asusta cuando la gente parece echarle la culpa a un gobierno (cualquiera sea este) porque no hizo nada para evitar un terremoto.

Aldous Lape dijo...

que lindo es aprender !

gracias fede

Lutsek dijo...

Agrego un detalle. En algunos autores la utopía es entendida como un modelo regulativo, es decir, la utopía debe ser inalcanzable. Pero no en un sentido negativo, sino que si nos acercamos al ideal tenemos que correr un poco más el ideal. La idea es moverse. Si estamos mejor a nivel general me alegro, pero creo que eso no le cambia nada a los millones que se encuentran peor que en la edad de las cavernas.

Saludos

Luc

cacho de pan dijo...

El único problema insoluble es la falta de felicidad.
El único bálsamo universal es sentir que se la posee.

La utopía es una manera como cualquier otra de escapar de la por momentos insoportable realidad.
Prefiero las películas.

¿QUIÉN ES CHESTERTON? LIBROS Y CAFÉ dijo...

Aldous: No queremos conocer sus leyes. No nos la bancamos.

vfedor: No entendí! exijo una explicación! Gracias por la entrada en su blog!

Aldous: Queda muchísimo por mejorar, pero no está nada mal. Los pobladores urbanos de cualquier país más o menos, no podrían sobrevivir un minuto en 1725.

Fede: Uso "utopía" para referirme a un mundo deseable. No a su proyecto sino a su concreción.
Y es verdad, a mí también me asusta bastante.

Lutsek: Nadie, absolutamente nadie en el mundo actual, está peor que en la edad de las cavernas. Se lo aseguro. El peor escenario posible es mejor o igual que el estado en que todos estaban antes.
Igualmente, aunque así fuera, claro que no les cambia nada, pero hacemos estimaciones generales, no particulares. Qué sé yo... decimos que en Suecia se vive bien, pro ahora mismo debe haber un tipo con un problema económico insoluble. Y eso no invalida la primera afirmación.

Pero - anticipo otro tema que tocaré en breve (y del cual me gustaría conocer su opinión) - ¿por qué motivo se supone que uno la debe pasar bien en el mundo? ¿dónde está escrito que se debe tender a hacerle más llevadera la vida a la gente? ¿en qué lugar de qué contrato figuran esas garantías que deberían ser aseguradas? ¿por qué consideramos que tenemos ciertos derechos?

Cacho: Me gusta esa teoría conductista de la felicidad. La habíamos comentado en su blog cuando posteara ese fabuloso festejo de año nuevo de Jim Carrey.

Fogel dijo...

Coincido, Walter, y discuto en casa y con amigos bastante seguido sobre este punto. ¿No soñarían los hombres del siglo dieciocho con bañistas en diminutas tangas y luciendo turgentes senos descubiertos al sol? ¿No se babearía de placer Atila "El Huno" con una ametralladora Gatlin tronando en sus brazos? ¿Y qué no daría Caligula por entrar en uno de nustros modernos porno shop's, o El rey Arturo, por tener un baño decente donde ir a sentarse? No sé si vivimos en una utopía, o como quira llamarle Don Fede, pero de algo estoy seguro: "No existe mejor tiempo para vivir que el presente", por obvias razones...

Saludos y un abrazo

vfedor dijo...

Lo que pretendí poner de relieve fue que inferir de porcentajes e índices la realidad, es describirla con las mismas normas causales con las que “pensamos” al “mundo”. Ese “mundo” (hoy descripto con índices y porcentajes) tiene al “hombre” pensado (encerrado en la dialéctica de causa-efecto), y no al hombre real, desestructurado e incausado.
La útopía, en ese contexto, no es sino otra versión de “mundo”, no menos ideal que la actual y por tanto, extraña al hombre fuera del ser.

Anónimo dijo...

En realidad pienso que la idea de progreso encierra una falsa dialéctica. Supone al hombre como amo de la naturaleza, que todo lo puede, que domina sus secretos y que con ayuda del conocimiento y la Razón puede abarcarla y domesticarla y reducir al mismo tiempo los problemas del hombre. También que la historia es lineal y tiene una dirección perfectible, y que siempre se estará mejor que antes.
No comulgo con estas ideas, el hombre es "rebasado" por la naturaleza, una y otra vez (como aquel personaje de Herzog que lucha contra el amazonas peruano, como aquellos cuadritos de Turner donde las tormentas todo lo devoran). La civilización nos deja otros regalos además del plasma y las ametralladoras último modelo para guerras virtuales (pensemos en el sida, las pandemias, la desnutrición, el agujero de ozono, etc, etc, etc). Quizá con el tiempo ganamos en conocimiento pero perdemos en sabiduría...

princes dijo...

la de la entrada anterior, que quedó como anónima, soy yo

Lutsek dijo...

La verdad yo no tengo la seguridad que manifestás para referirte a mejores vidas de ayer y de hoy. Pero imaginemos un troglodita bien alimentado de mamíferos que puede reproducirse en su cueva y tiene una vida de 30 años, abrigado por el fuego, acompañado de sus pares, abrigado con pieles.

Ahora pensemos en cuántos chicos mueren desnutridos, perdiendo sus capacidades cognitivas, viviendo en un sufrimiento horrendo que se agrava y se hace más vergonzoso ante los recursos de que disponemos.

Hace mucho me chocó una noticia. Cascos blancos de la ONU cambiaban sexo por alimento a chicas desnutridas en África.

Creo que hay una gran mejora, pero no para todos. Y que muchos viven en estados distintos. Hablamos de la era de la informática y según Muy Interesante más de la mitad de la población no tiene acceso a teléfonos (?).