jueves, 7 de mayo de 2009

VIDAS

Imagino una vida posible. Encerrado cada uno en una habitación con una computadora. Los
hombres son bloggers por esencia. No conocen otra realidad. Sus días y sus noches pasan entre
posteos, comentarios y esperas de los posteos y los comentarios de los otros. Y así desde que
nacen hasta el día en que les toca morir. Y son felices, por momentos.
No hay gradaciones entre los sentidos: son solamente sentidos.

3 comentarios:

Fede dijo...

Era mucho mejor Feestje.

Luzdeana dijo...

Con todo respeto, esa vida "posible"... no tendría mucha vida (duración). Por lo menos, si no hubiera existido antes otra realidad en la vida de esos bloggers. La falta de intensidad de los posteos haría insostenible la continuidad del sistema.
Saludos.

Ego... dijo...

Uy! Me diste miedo. Voy a ponerme las zapatillas y salir da mi cuarto ipso facto.

Saludos