lunes, 26 de diciembre de 2011

UNUM

Me esforcé por ser único: esa era mi ambición. Y al llegar creyéndome victorioso, me di cuenta de que a mi alrededor estaba lleno de personas festejando también la supuesta exclusividad de su triunfo. Todos igual de únicos.

3 comentarios:

Ana dijo...

A mí me pasó lo mismo.
Ah, no, hummm...

Fede dijo...

¡Ánimo! Si se sigue esforzando en ser único, algún día llegará a ser como yo.

Joset@ dijo...

:/